Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de septiembre de 2019

Escritorio

Nuevo año indígena: fuerza, resistencia y reflexión

Desde el 20 de junio hasta el próximo domingo 24 de junio, los pueblos originarios de nuestro país realizaron distintas ceremonias para despedir al viejo ciclo y abrir el paso a nuevas energías. En este contexto, representantes de distintas etnias realizaron una evaluación de lo que ha sido este periodo, los conflictos, las carencias y los desafíos que los unen para enfrentar una etapa que, anticipan, será “de fuerza y resistencia”.

Paula Correa

  Viernes 22 de junio 2012 20:04 hrs. 
baileaonuevomapuche

Con la llegada del invierno y alrededor del solsticio los primeros habitantes de nuestro país celebraron su año nuevo. Los Aymaras el Machaq Mara, los diaguitas el Inti Raymi, el Likan Antai Atacameño, el We Tripantu Mapuche y las festividades ancestrales Rapa Nui fueron el principal motivo de reunión durante estos días.

Con ello viene la purificación de la tierra y una etapa de reflexión para sus dirigentes y líderes sobre su relación con el Estado chileno y su propio proceso de resistencia. Esto cuando en el calendario oficial sigue siendo feriado el 12 de octubre, “El día de la Raza”, pese a las críticas de los indígenas para quienes ésta es una fecha de muerte, al ser el momento en que los colonizadores divisaron el continente, es decir, el inicio de un amplio proceso de lucha.

Para la presidenta del Consejo Nacional Aymara, Cecila Flores, esta  actitud sólo demuestra que el Estado chileno no tiene un real interés en escuchar y respetar su cultura.

“Han puesto fechas según sus criterios, porque nosotros no se nos ha consultado acerca de eso. Han puesto fechas para celebraciones, para We Tripantu para los Machaq Mara y, obviamente, pasan a llevar a los pueblos y las verdaderas costumbres de nuestros pueblos, porque si ponen fechas que no lo son o como El Día de la Raza, nosotros decimos El Día de la Resistencia  Indígena. No entienden aún que cada pueblo, los pueblos indígenas, en general, tienen su propia cultura que debe ser respetada”, acusó Flores.

La dirigenta indicó que los Aymara en el norte del país hoy tiene una serie de problemas de subsistencia, como la falta de terrenos, la pobreza material y cultural, cuando su lengua está desapareciendo y no hay programas efectivos para su rescate.

Como desafío a nivel general, la mujer apuntó hacia la necesidad de establecer una consulta real a los pueblos indígenas sobre los temas que los afectan directamente, como establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que registra un lento avance, con lo que coincidió el Consejero Rapa Nui, Rafael Tuki, quien apuntó a la violación de derechos sigue realizando el Estado.

“Todos los pueblos estamos en un clima de discusión, de derechos que no se han cumplido, por eso que ojalá que este año en la alineación de los planetas y la aplicación de la fuerza no sea la lógica, sino la razón, como lo dice el mismo escudo de Chile. Sabemos que hay violaciones y sabemos que el Gobierno no quiere reconocer derechos que están consagrados en la ley hoy en día. Eso es una lucha constante y pienso que ellos no van a ceder nunca”, lamentó Tuki.

“En la isla hay una deuda del Estado con sus habitantes, por los terrenos que los isleños prestó y sobre los que hoy operan organismos públicos, o que simplemente se vendieron, como es el caso del Hotel Hanga Roa. A esto se suman problemas de migración y la falta de reconocimiento de nuestras autoridades tradicionales”, agregó el  isleño.
En el sur del país, la relación con el pueblo mapuche ha tomado otra tonalidad, impera la judicialización y criminalización de la protesta por el territorio y la autonomía. “Después del último ataque, llegamos a esta fecha con tristeza”, afirmó Natividad Llanquileo, refiriéndose al allanamiento en Ercilla que dejó siete heridos.
La ex vocera de los presos políticos mapuche se mostró decepcionada del gobierno e instó a los propios mapuche y, en general a los pueblos indígenas, a unirse y continuar la lucha por sus derechos.

“No espero mucho del Gobierno. Creo que llamar a los hermanos a la unidad, a sentarnos a conversar, escucharnos a nosotros mismos, ayudar a entendernos. El Gobierno ha jugado un rol importante en la división de las comunidades, entonces hay un tema que nosotros también tenemos que conversar y resolver, el escucharnos, principalmente, y continuar en la defensa de los recursos. Hy mucha gente que no lo ha podido entender”, denunció la vocera mapuche.

Natividad Llanquileo instó a los comuneros a ser parte de esta energía de renovación, poder reconocer los errores y superar las diferencias. Además, instó a la sociedad chilena a informarse y pronunciarse sobre lo que está ocurriendo en su propio país.