Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 27 de enero de 2023

Escritorio

Feria del Libro de Santiago culmina en medio de polémica por represión a protesta

Loreto Soto

  Domingo 11 de noviembre 2012 23:15 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

Después de casi tres semanas de funcionamiento desde su inauguración el pasado 25 de octubre, llegó a su fin la 32º versión de la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA), evento literario, cultural y artístico que este año logró una asistencia de aproximadamente 300 mil personas, según su organizador, la Cámara Chilena del Libro.

La cifra representa un crecimiento de 15% en comparación a 2011, reafirmando a FILSA como una de las tres ferias del libro más importantes de la región, junto a la FIL de Guadalajara y la Feria del Libro de Buenos Aires.

Sin embargo, el éxito de la actividad se vio empañado por la fuerte represión que ejerció Carabineros en contra de un grupo de personas que el sábado protestaron contra del impuesto de los libros.

En una plaza en el frontis de la Estación Mapocho – lugar donde se realizaba la feria – cerca de 50 personas instalaron una ruma de libros rodeados por alambres de púa. La intervención tenía como objetivo dar cuenta del estado de “secuestro” en el que están los textos hoy en Chile con un 19 por ciento de IVA.

Con gritos y pancartas con consignas como “queremos libros a nuestro alcance” o “los libros son para todos los bolsillos”, las personas se congregaron en el lugar durante varios minutos. Si bien, en un principio un carabinero se acercó para disolver la manifestación, se le explicó el motivo y no se interrumpió la protesta. Un poco después, sin embargo, un furgón de la policía llegó al lugar y efectivos – de forma muy violenta – destruyeron las pancartas y dispersaron la concentración. En el altercado resultaron dos jóvenes detenidos, quienes fueron liberados cerca de las 6 am del domingo.

Si bien, los organizadores de la feria tenían conocimiento de la intervención e incluso habían ofrecido que los manifestantes guardaran sus cosas al interior del recinto, testigos del hecho aseguran que lo reprochable fue el accionar excesivo de Carabineros.

Síguenos en