Diario y Radio U Chile

Año XII, 25 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Trabajadores de Lider-Walmart logran histórica negociación colectiva con miras a eliminación de “Multirut”

El exitoso acuerdo puso en evidencia la posibilidad de establecer negociaciones colectivas supraempresas, pese a los obstáculos que implica la división en varias razones sociales al interior de estas compañías. Sin embargo, los sindicatos apuntan a que esta tarea no puede quedar en manos de "la buena voluntad de las empresas" y el Gobierno debe cumplir con regular el Multirut, proyecto actualmente congelado en el Congreso.

Daniela Ruiz

  Martes 4 de diciembre 2012 21:49 hrs. 
lider1


Un reajuste salarial de 15 por ciento, bono de término de conflicto y avances en la regulación de la jornada laboral, fue el resultado de la negociación colectiva del Sindicato Interempresas Líder de Walmart Chile, que beneficiará a cerca de quince mil asociados, siendo la más grande del comercio.

El éxito fue destacado por el grupo de trabajadores, debido a las dificultades que existe en el sector del comercio para establecer negociaciones colectivas supraempresa, dadas las varias razones sociales con que funciona el retail, práctica conocida como Multirut y que genera la disgregación de los sindicatos al interior de una misma empresa.

Juan Moreno, presidente del sindicato de Líder, valoró el inédito acuerdo alcanzado con Walmart, pese a que denunció que “no es posible que dentro de una misma empresa, como es en el caso también de Cencosud o Unimarc, por ejemplo, haya una infinidad de ruts, donde los trabajadores están separados y se generan brechas sociales importantes entre unos y otros”.

De esta manera el dirigente criticó que el proyecto que regularía Multirut esté congelado en el Congreso y que la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, durante la última cuenta pública de la Secretaría de Estado, “no habló nada de un nuevo proyecto de negociación colectiva, de una reforma al proceso de Multirut, que son agendas que tenía el Gobierno y que nuevamente nos miente a los trabajadores, porque eso fue a en lo que se comprometió el Presidente Piñera en su campaña”, sostuvo.

Efectivamente, el fin de la facultad que permite a las empresas segmentarse en las razones sociales que estime conveniente, trayendo consigo la atomización de los trabajadores, fue uno de los puntos comprometidos por el Presidente Sebastián Piñera en su cuenta del 21 de mayo de 2011, pero actualmente dicho proyecto duerme en el Parlamento.

En esta línea, el presidente del PS, Osvaldo Andrade, aseguró que el logro de los trabajadores de Líder, demuestra que “en Chile es perfectamente posible, cuando hay voluntad, llevar negociaciones colectivas que involucren distintas razones sociales de una misma unidad de negocio, como es una empresa”.

El diputado manifestó su esperanza que el éxito de esta negociación colectiva siente un precedente para otras empresas, pues en este caso “los trabajadores y la empresa han tenido el talento de sentarse a conversar, pese a que esta es una industria donde hay una configuración interna que contiene distintos segmentos con individualidades jurídicas distintas”.

Sin embargo, esto fue desestimado por el vicepresidente de la Confederación Nacional de Sindicatos del Comercio y el Vestuario (Confescove), Leandro Córtes, quien señaló que el hecho de que aún no se regule el uso del Multirut entorpece esta tarea, pues cada empresa configura una dinámica diferente a la hora de negociar con sus trabajadores.

Asimismo, el dirigente manifestó que es poco probable que el proyecto consiga ser promulgado durante este Gobierno, debido a que “lleva mucho tiempo durmiendo en el Parlamento y vamos a tener que seguir esperando no sé cuánto tiempo más para que vuelva discutirse”, además de plantear su desconfianza al texto que finalmente emanó del Ejecutivo. “Ellos nunca aceptaron las observaciones que hizo el mundo sindical, hicieron un planteamiento totalmente distinto al que propusimos”, aseguró.

Por otra parte, Osvaldo Andrade y Juan Moreno indicaron que se avanzará en la creación de una nueva confederación “que aglutine a todos los trabajadores del comercio”, estimados en dos millones de personas, la que no entorpecería la labor de otras organizaciones como la Confederación Nacional de Trabajadores del Comercio, Federación Nacional de Trabajadores del Retail o la misma Confescove, según precisaron.