Diario y Radio U Chile

Año XIII, 25 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Sindicatos acusan fraude al Fisco y “compra” de vacaciones en Transantiago

Representantes de funcionarios del Transantiago y la Central Autónoma de Trabajadores (CAT) denunciaron irregularidades respecto a la validación de contratos de los choferes, lo que supondría un eventual fraude al Fisco. Los gremios también critican la negación o compra de vacaciones para evitar la falta de personal en el sistema de transporte público.

Juan San Cristóbal

  Lunes 4 de febrero 2013 21:12 hrs. 
transantiago


La Central Autónoma de Trabajadores (CAT) realizó una protesta frente a las dependencias del ministerio del Trabajo, quienes denuncian irregularidades desde las empresas que operan en el Transantiago, respecto a las condiciones laborales de los choferes y el libre acceso a las vacaciones, que hoy estarían siendo compradas por las concesionarias.

El presidente del Sindicato de la empresa Subus, Alejandro Aedo, apuntó que la validación de nuevos contratos origina indemnizaciones desde el Estado a la empresa, pese a que los choferes siguen trabajando en las mismas condiciones, y advierte que la nueva modalidad favorece el regreso al sistema antiguo.

“A la empresa Subus le hicieron un pago de indemnización por término de servicio que bordeaba los 27 mil millones de pesos, esto por cambiar el tipo de contrato con la validación. Sin embargo a los conductores no les cambiaron el formato de trabajo, lo que propicia un abuso en el sentido que si se llega al sueldo mixto, volveremos al sistema antiguo para pelear por boletos. Eso se ve como un fraude al Fisco, los diputados están al tanto del tema pero no fiscalizan”, indicó.

Otra de las irregularidades supone la compra de vacaciones hacia los choferes, a los que se les ofrece un supuesto bono de 100 mil pesos para renunciar a ellas, tal como afirmó el secretario general de la Central Autónoma, Alfonso Pastene: “Lo que están denunciando los compañeros, es que la empresa compra las vacaciones, algo ilegal por su carácter irrenunciable. Pero la empresa entrega un bono de 100 mil pesos para renunciar a este período. Además denuncian por jornadas laborales de 12 o 14 horas, sin fiscalización por parte de las autoridades”.

Esta situación fue corroborada por el sindicato de Subus, el dirigente subrayó que la falta de funcionarios deriva en esta propuesta y se hace difícil para los choferes rechazar la medida.

“Hay una realidad cruda del Transantiago que dice relación con falta de conductores, no tienen personal para suplir las vacaciones. Por ende se apegan a la ley y acumulan dos períodos, no otorgar vacaciones o dar el mínimo, con común acuerdo del trabajador, los que solicitan sus vacaciones y se le dan 10 días y no los 15 que corresponde legalmente”, apuntó.

Alejandro Aedo subrayó en la debilitación de los representantes de trabajadores en el sistema de transporte público, e informó que las propias empresas están fomentando nuevos sindicatos, los cuales no defienden efectivamente los derechos laborales.

El dirigente reveló que “las empresas han levantado sus propios sindicatos, les ponen notario, clubes deportivos, incentivos a los trabajadores para cambiarse. La libertad sindical se ha visto vulnerada, el problema es dónde denunciarlo, si simplemente las autoridades hacen vista gorda”.

A pocos días de cumplir seis años de funcionamiento, el Transantiago sufre además con la desaprobación de los usuarios, que llegó a un 61%, el índice más alto desde su implementación.