Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 24 de septiembre de 2022

Escritorio

Investigación propone imitar a los erizos de mar para combatir el calentamiento global

Este martes un grupo de científicos británicos publicaron un estudio que propone replicar el funcionamiento de los erizos de mar para disminuir la presencia de co2 en la atmósfera. No obstante, señalan, que se trata de un procedimiento aplicable sólo a grandes emisiones industriales.

Carolina Blanche Goldsack

  Martes 5 de febrero 2013 13:52 hrs. 
celco

Compartir en

Imitar el funcionamiento de los erizos de mar para combatir el cambio climático. A esta conclusión llegaron científicos de la Universidad de New Castle (Reino Unido) luego de estudiar el comportamiento de los erizos de mar. Estos animales usan el níquel para absorber el CO2 del mar y así utilizarlo para para fabricar su caparazón. Según el estudio publicado este martes en la revista Catalysis Science & Technology, este hallazgo fue fortuito ya que añadieron pequeñas partículas del metal a una solución de agua que contenía CO2. Fue entonces cuando se dieron cuenta que el dióxido de carbono, principal causante del cambio climático, desapareció por completo.

Restaría, según la publicación, imitar el procedimiento de estos animales marinos para ayudar a combatir el cambio climático. Se trataría de la fabricación de un sistema que capte directamente el dióxido de carbono liberado por las industrias y que lo almacene en un tubo. Esta chimenea, señalan, contendría agua rica en níquel, lo cual generaría un depósito calcáreo (similar a la caparazón que los erizos fabrican) que sería recuperado del fondo de la tubería.

Los científicos señalan, no obstante, que se trata de un procedimiento aplicable sólo a grandes emisiones industriales, ya que, por ejemplo, el tubo de escape de un auto no se podría adaptar al sistema. De todos modos, resultaría de gran ayuda ya que reduciría considerablemente la presencia de dióxido de carbono emitido hacia la atmósfera por las industrias más contaminantes a nivel mundial.

La ventaja del uso del níquel en este procedimiento, señalaron los científicos, está en que es un metal que se puede reutilizar una y otra vez. Esta característica abarataría los costos en el combate contra el calentamiento global, si es que lo comparamos con los métodos que se barajan para reducir la presencia de co2 en la atmósfera. Uno de estos procedimientos convertiría el dióxido de carbono en carbonato de calcio o magnesio. Para esto, especifican, se utilizaría una enzima de anhidrasa carbónica. El problema con esta sustancia está en que es inactiva en medios ácidos y permanece por poco tiempo. Es decir, se puede utilizar menos veces, lo que aumentaría los costos del procedimiento.

La gracia del níquel está, además, en que el ph del medio no le afecta y gracias a sus características magnéticas puede recuperarse para ser utilizado muchas veces. Además, el carbonato derivado de su funcionamiento es inofensivo para el medio ambiente.

Todo lo anterior reafirma que hay suficientes razones para aprender del funcionamiento de la naturaleza, y en este caso de los erizos, para recuperar el planeta del maltrato del ser humano.

Síguenos en