Diario y Radio U Chile

Año XII, 15 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Los pendientes del Transantiago a seis años de su implementación

Pese a la buena evaluación que realizaron las autoridades al sistema de transporte público capitalino, representantes de gremios y expertos aseguraron que es necesario pasar a una nueva etapa donde se reestructure totalmente el transporte de superficie.

Narayan Vila

  Domingo 10 de febrero 2013 8:55 hrs. 





Con nota 5,2 evaluó el coordinador del Transantiago, Patricio Pérez, el sistema de transportes de la capital, que hoy cumplió seis años desde su caótica puesta en marcha.

Si bien la autoridad enfatizó en que restan cosas por mejorar, destacó avances en materia de frecuencia de recorridos, regularidad del servicio, mejoras en la cobertura y diminución de los transbordos.

Todo esto, gracias a los cambios en los contratos, al aumento de las flotas de autobuses y al crecimiento de la red vial, como también de los sistema de comunicación de los usuarios, según destacó.

Como aporte al debate, un estudio encargado por el mismo Ministerio de Transportes, dio cuenta que los principales desafíos para el sistema son reducir las caminatas y los tiempos de espera.

Variables que para el ingeniero en transportes Louis de Grange se pueden mejorar, pero a un alto costo y sobre la base de un modelo similar al de “las micros amarillas”, donde existía conectividad de punta a punta, pero se generaba una sobreoferta, con más buses, mayor congestión y más contaminación.

En este sentido, el experto remarcó que “si lo analizamos desde una perspectiva más de sistema y de ciudad es muy superior a lo que había con las micros amarillas. Yo creo en que la dificultad está en que si ir mejorando el sistema de superficie es difícil. Por lo tanto, tal como se ha hecho al impulsar la línea 3 y 6 de metro, la solución a futuro de un sistema de transporte público masivo para una ciudad de casi 7 millones de habitantes como Santiago, tiene que ser necesariamente expandiendo la red de metro”.

Eugenio Arriagada, presidente de la Federación de Sindicatos de Metro, manifestó que Transantiago, a seis años de su implementación, sigue sin cumplir varios de sus compromisos, como disminuir los tiempos de traslado y espera, lo que ha sido absorbido por el tren subterráneo.

El dirigente aseguró que las autoridades de este y los próximos Gobiernos van a tener que preocuparse de extender la red de Metro y modificar la Ley Orgánica que rige a esta compañía, para que se le autorice a participar del transporte de superficie.

“Que ese transporte a superficie no sea a petróleo sino que sea sobre la base de una red eléctrica. Estamos hablando de tranvías eléctricos, trolebuses, trenes livianos de superficie y que los troncales de hoy se transformen en líneas de metro y que sean los alimentadores de los troncales para que tengamos un sistema más controlado”, precisó.

Oscar Brito, secretario general de la Confederación Bolivariana de Trabajadores del Transporte, indicó que los usuarios siguen con problemas de frecuencias, tiempos de viaje, lugares sin cobertura y con alzas constantes del pasaje.

Esto, se suma a las dificultades para los choferes de los autobuses, quienes deben soportar, en muchos casos, bajos sueldos, pésimas condiciones laborales y que las máquinas no cumplan con la normativa vigente, siendo los operadores denunciados por los propios trabajadores.