Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 20 de mayo de 2022

Escritorio

Las sombras en torno a las bajas cifras de producción propia de Codelco

La producción de los yacimientos explotados solo por la firma estatal cayó un 5,1 por ciento en 2012 y registró las peores cifras desde 2008. De acuerdo a la empresa, esto se explica por la menor ley del mineral. Sin embargo, desde otros sectores apuntan a la mala gestión de la actual plana ejecutiva.

Rodrigo Alarcón L.

  Martes 12 de febrero 2013 17:46 hrs. 
codelco

Codelco totalizó en 2012 una producción propia de un millón 646 mil toneladas métricas de cobre fino (tmf), registrando la cifra más baja desde 2008, de acuerdo a las estadísticas preliminares entregadas en el último boletín mensual de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco).

La firma estatal produjo un 5,1 por ciento menos de cobre que en 2011, año en que había alcanzado un millón 735 mil tmf. Es decir, la producción disminuyó en 89 mil tmf.

Los datos consideran los yacimientos que pertenecen en forma íntegra a la empresa, como Chuquicamata, Radomiro Tomic, Andina, El Salvador, Minera Gaby y El Teniente. Así, quedan excluidas minas como Anglo American Sur y El Abra, que son explotadas en conjunto con otras compañías.

La caída es mayor a la presupuestada por el presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller, quien había proyectado que la producción estaría “levemente por debajo del millón 700 mil toneladas”.

De acuerdo a la empresa, los resultados se explican principalmente por las menores leyes de mineral en todos los yacimientos, sobre todo en Chuquicamata y El Salvador.

Sin embargo, desde otros sectores sostienen que existen otros motivos. El presidente del Comité de Defensa y Recuperación del Cobre, Julián Alcayaga, sostuvo que “existe un asunto más general, que es la mala gestión de Codelco desde que asumieron estas personas que vienen desde las transnacionales mineras. Esto comenzó con Diego Hernández y ahora está Thomas Keller y una cantidad de vicepresidentes y gerentes que vienen directamente de las empresas transnacionales. Naturalmente, ellos no vienen a mejorar los resultados de Codelco. Evidentemente la caída de las leyes es algo normal, puesto que las minas ya son muy antiguas, pero principalmente se debe a una mala gestión por parte de los actuales directivos de Codelco”.

El aumento de la tercerización promovido por la plana ejecutiva de la cuprífera es otro de los temas que aparecen como determinantes en su producción, según algunos especialistas. Esto, porque los trabajadores subcontratados no siempre contarían con el grado de especialización necesario para cumplir adecuadamente con su labor.

El presidente del Sindicato Unificado de Trabajadores de Codelco División Andina, Cristián Muñoz, afirmó que esta situación incluso es conocida por los directivos de la empresa: “Hay una situación que Codelco no ha querido entender. Estamos de acuerdo en que hay un nivel de tercerización importante en el país y también hay empresas que se han especializado, como las de alimentación y transporte, que nos han prestado servicio por largo tiempo, pero se pretende avanzar en la contratación de terceros en áreas que son vulnerables para la empresa. Los trabajadores no tienen la experiencia, hacen mal la función, la empresa pierde dinero con esa puesta en marcha de un contrato nuevo y resulta que después tienen que volver los trabajadores de Codelco a hacer la pega de nuevo. Es una situación que está a la luz pública, si los ejecutivos también saben estos temas”, aseguró.

Con esto coincidió el presidente de la Federación de Supervisores y Profesionales de Codelco (Fesuc), Ricardo Calderón, quien añadió una serie de otras debilidades que la empresa sumó en su gestión de 2012: “Cuando te dicen que la producción depende de la ley y una serie de variables técnicas, uno se queda sin mucho que discutir o decir. Pero es relevante que Codelco, durante 2012, no cumplió su plan de producción y elevó sus costos en forma significativa, lo que generó que sus excedentes se redujeran respecto de los excedentes proyectados. Además, en un contexto de alto endeudamiento y de necesidad de llevar adelante proyectos de inversión muy significativos desde el punto de vista de los dineros involucrados para que mantenga ciertos niveles de producción en el futuro y se mantenga competitivo en el mercado mundial del cobre. Para la empresa, claramente es un escenario deficitario”, consideró.

Cabe señalar que a pesar de los resultados totales negativos para la compañía, hubo yacimientos que terminaron con cifras positivas, como El Teniente, cuya producción aumentó un 4,2 por ciento a 417 mil toneladas; y Andina, que subió a 249,9 mil toneladas, es decir, en un 6,6 por ciento.