Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Portuarios de Valparaíso rechazan licitación de “El Espigón” y advierten despidos masivos

Los trabajadores manifestaron desconfianza del proceso licitador que está realizando Empresas Portuarias de Valparaíso (EPV) con el grupo económico dueño del Terminal Pacífico Sur (TPS), el que dejaría sin empleo y jubilaciones a cientos de empleados, por lo que instaron a los distintos ministerios involucrados en la materia, a pronunciarse y buscar caminos de diálogo con todos los sindicatos y no de manera parcializada.

Mariano Rivera

  Miércoles 27 de febrero 2013 18:13 hrs. 
espigón





Diez sindicatos de trabajadores portuarios de Valparaíso se reunieron con los concejales de la ciudad, para exponer los perjuicios que acarreará la licitación del Terminal número dos, “El Espigón”, proceso que actualmente está siendo visado por Empresas Portuarias de Valparaíso (EPV) y que, según los dirigentes, generará despidos masivos además de condiciones laborales desiguales para el sector.

Los representantes de más de 500 trabajadores de la Ciudad Puerto, criticaron además a los ministros del Trabajo y de Transporte, Evelyn Matthei y Pedro Errázuriz, respectivamente; por establecer negociaciones con los dirigentes de la Confederación de Trabajadores Portuarios de Chile (Cotrapochi), que según los sindicatos agrupados en FTP, “no velan por los intereses de todo el sector, sino que sólo de un grupo acomodado políticamente”.

Edison Schultz, encargado de comunicaciones de la Federación de Trabajadores Marítimo Portuarios y Afines (FTP), sostuvo que “la licitación que se realizó en el Puerto de San Antonio tuvo otras condiciones, las que no se condicen con el caso de Valparaíso, aunque se prometieron al principio de la licitación”, instando a las autoridades locales y nacionales a establecer una política pública, ecuánime para todos los trabajadores del rubro en el país.

“Los trabajadores marítimos portuarios en este momento no estamos de acuerdo con la licitación del espigón. La empresa portuaria pide 36 turnos a los trabajadores eventuales para ingresarlos al plan de mitigación. En San Antonio hubo otro trato con los trabajadores, entonces no puede ser que en un puerto estén los contratados y en otros no. Aquí tiene que haber una ley donde el gobierno consagre la igualdad para todos. Hoy en Valparaíso eso no existe”, denunció.

En tanto, Luis Díaz, presidente del Sindicato de Trabajadores Marítimos Portuarios del Terminal Número 2 de Valparaíso –  precisamente el que se pretende licitar –  sostuvo que “el negociado pactado entre el Gobierno, EPV y la Cotrapochi, generará condiciones laborales indignas para los trabajadores, además de un masivo despido”, sobre todo a los más antiguos quienes verán afectadas sus indemnizaciones y  jubilaciones.

“Hace un mes la ministra del Trabajo estableció con ciertos dirigentes un plan de mitigación para los afectados; plan que pone trabas imposibles de cumplir por el gremio”, recalcó el dirigente.

“Se están descontando los meses trabajados con los no que no lo están. Entonces, a quienes les corresponde una indemnización de 15 años, les queda en 5. Están sacando un sistema de turno en beneficio de los trabajadores siendo afectados quienes trabajan en el Espigón ya que el 87 por ciento de carga movilizada la tiene el terminal Pacífico Sur y  el Espigó 1,7. Esto se hace a propósito para que se vea que no ha habido movimientos para que se abra la licitación y sea traspasado a privados”, sentenció Díaz.

Cabe mencionar que las autoridades de Gobierno, emplazadas por los trabajadores portuarios de Valparaíso, no se refirieron a la disputa, por cuanto los ministros de Estado se encontraban fuera de Santiago y con agendas copadas.

En tanto, la reunión sostenida entre el Consejo Municipal de Valparaíso y la Federación de Trabajadores Marítimo Portuarios y Afines (FTP), tuvo condiciones expositivas, por lo que serán los concejales quienes deberán responder a las exigencias del sector, en un plazo máximo de dos semanas, de lo contrario anunciaron movilizaciones en el puerto para la primera quincena de marzo, no sólo por la licitación, sino que fundamentalmente en exigencia de un rol activo del Estado, y una política pública en materia de producción portuaria.