Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 1 de octubre de 2022

Escritorio

Benito Baranda: Espero que el nuevo Papa se abra al servicio y a las personas más excluidas

Benito Baranda dijo a Radio Universidad de Chile que la renuncia de Benedicto XVI se explica por la alienación de la Iglesia "con los bienes materiales, el poder y la riqueza", pidió retomar el impulso de la Teología de la Liberación y cuestionó el "desequilibrio de poderes" en el cónclave de cardenales que se realiza en el Vaticano.

radio.uchile.cl

  Lunes 4 de marzo 2013 10:53 hrs. 
b baranda

Compartir en

Benito Baranda consideró este lunes que el nuevo Papa, que se comenzará a escoger en los próximos días en el Vaticano, debería ser una persona que permita nuevamente vivir “en plenitud” las reformas realizadas por el Concilio Vaticano II y debilitadas luego al interior de la Iglesia Católica.

En entrevista con el programa Semáforo de Radio Universidad de Chile, Baranda dijo esperar “que la persona que salga nos pueda abrir efectivamente a que el Concilio Vaticano II lo podamos vivir en plenitud y que, más allá de las tensiones dentro de la Iglesia, volvamos a refrescarnos en el servicio a los demás, especialmente a las personas que están en situación de mayor exclusión, abandono y marginalidad”.

“Nos alejamos muchísimo y tomamos una distancia que nos llevó a alienarnos con los bienes materiales, el poder, la riqueza. Eso nos causó un gran trastorno, que es lo que está el corazón de la renuncia de Benedicto XVI”, agregó.

El también presidente de la Fundación América Solidaria explicó que una serie de reformas impulsadas por el Concilio Vaticano II, como la mayor inclusión de laicos en las parroquias, se enfriaron durante los papados de Pablo VI y Juan Pablo II.

Entre ellas, destacó “todo el impulso de la Teología de la Liberación”, que fue frenado por Pablo VI “por temor al marxismo y comunismo”.

“Cómo volver a poner la responsabilidad de tu fe en ti mismo y en tus comunidades. Eso se enfría y a las comunidades de base las llaman comunidades de acción política, comunidades marxistas, con una gran ignorancia, porque esa vida en las parroquias se apagó en las capillas populares de Santiago. Las que están viviendo es porque han vuelto a las comunidades de base o porque las han mantenido, pero había 60 u 80 comunidades en muchas parroquias”, indicó.

Según Benito Baranda, estas comunidades “se hacían cargo de sus dificultades y tensiones, evangelizaban su territorio, buscaban vivir profundamente la fe en sus familias, tenían grandes espacios de oración, participaban de los sacramentos, nuestros templos estaban repletos. Esa es otra de las grandes tensiones y ojalá el nuevo Papa vuelva a aflorar esa vertiente maravillosa de la Iglesia. Si estamos lejos de la pobreza, no hay mucha posibilidad de que el Espíritu Santo pueda actuar”.

En ese sentido, sostuvo que “el castigo” a la Teología de la Liberación provocó la marginación de las personas “más excluidas” de las estructura de la Iglesia y consideró que, pese a las imprecisiones y conflictos teológicos que contenía esta corriente, “era mucho mejor que haberse mantenido alejados de esa realidad”.

“Eso se está demostrando hoy día, en Latinoamérica la cercanía con la pobreza es cada vez menor, la presencia de otros credos en sectores populares es cada vez mayor y la estrategia de evangelización nos ha costado muchísimo en esos sectores a los católicos”, agregó.

Asimismo, explicó que el enfriamiento de esta tendencia significó también una disminución de cardenales electores latinoamericanos, en comparación a sus pares europeos, lo que influirá en el cónclave que se realizará ahora en el Vaticano. “Lo que es un nuevo desequilibrio de poderes. Algunos podrán decir que eso lo hace el Espíritu Santo, pero no lo hace el Espíritu Santo, lo hacen arreglos en la misma organización de la Iglesia, hay que ser honestos, para qué seguir contándonos el cuento. Si efectivamente después el Espirítu Santo actúa a través de ellos, fantástico, es factible, pero dependerá mucho de la persona también, si lo deja actuar por un bien mayor”, añadió.

Del mismo modo, Benito Baranda cuestionó las característica de los cardenales que aparecen con mayores opciones de convertirse en Papa: “Tú ves el perfil de los que dicen que podrían ser papables –que a lo mejor ninguno va a serlo- y lo que más le encanta a la gente poner en la prensa es el currículum. Doctor en esto y en lo otro. Una persona mayor, muy cercana, me comentaba ayer: ¿cuándo alguien va a decir pastor? Trabajó  fuertemente con la comunidad, fue capaz de conducir una diócesis, en la que se involucró una mayor cantidad de jóvenes, hubo un compromiso con los más pobres. Muchos hablan del cardenal de África y hasta han pegado afiches en Roma para que lo elijan, pero yo digo, ¿cuál es el trabajo pastoral, cómo va a enfrentar las dificultades si ha vivido en Roma, en una monarquía, en una corte?”, dijo.

Síguenos en