Diario y Radio U Chile

Año XII, 20 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

El Parlamento chino nombrará a Xi Jinping como nuevo Presidente

Los 3.000 delegados de la Asamblea Nacional Popular china se reúnen este 5 de marzo en Pekín para avalar a la nueva dirección comunista. Xi Jinping, secretario general del Partido Comunista Chino (PCC), será nombrado oficialmente como nuevo presidente chino. Li Keqiang será designado primer ministro.

RFI

  Lunes 4 de marzo 2013 15:23 hrs. 
Radio-Uchile





El nuevo equipo dirigente chino asume oficialmente sus funciones este martes ante los 3.000 delegados de la sesión anual de la Asamblea Nacional popular china. Xi Jinping, 59 años de edad y secretario general del PCC desde noviembre, será nombrado oficialmente presidente de la república mientras que Li Keqiang, de 57 años, será designado primer ministro. Ambos sucederán a Hu Jintao y Wen Jiabao, respectivamente.

De este modo se concretará la llegada al poder de una generación política 10 años más joven que la anterior, cuatro meses después de la celebración del congreso del PCC que se comprometió a luchar contra una corrupción endémica en sus filas y a escuchar a una población inquieta por el futuro, a pesar del espectacular crecimiento de su economía.

La población espera con impaciencia que se hagan realidad las promesas de reformas. “Tenemos muchas expectativas con respecto a este nuevo gobierno”, comentó a RFI el escritor Cai Shenkun. “Estamos esperando reformas políticas y una mayor atención a las cuestiones que conciernen la igualdad social y la justicia”.

En un país que cuenta con más 500 millones de Internautas, Xi Jinping debe buscar respaldos más allá de la “Santa Trinidad” del régimen comunista, es decir, el ejército (como hizo Den Xiaping), los servicios de inteligencia (como en la era Jing Zemin) y la policía (bajo Hu Jintao). “Xi Jinping no puede utilizar la policía y el ejército como sus predecesores, sino que necesita un nuevo elemento: legitimidad”, dice el bloguero disidente Yang Henjun entrevistado por RFI.

Según este celebre disidente chino, Xi Jinping evoca a menudo al pueblo “porque piensa que puede asentar su poder en él; es sin duda inteligente de su parte, pero al mismo tiempo es un presidente muy frágil porque no estamos en un régimen democrático”. Para este bloguere, Xi Jinping “hace todo lo que está a su alcance para ganarse a la gente pero no es en absoluto seguro que vaya a conseguirlo.

El descontento social es palpable. Hace una semana, los habitantes de Shangpu, en la provincia de Guangdong, se enfrentaron a un grupo de personas enviadas, según ellos, por el jefe local del partido comunista y por un hombre de negocios deseoso de apoderarse de tierras agrícolas. Esto demuestra que las reformas todavía no son una realidad.

Xi Jinping promete una justicia que proteja al débil del fuerte y amenaza con castigar no sólo a “las moscas” (dirigentes menores del Partido Comunista Chino), sino también a los “tigres” (los altos responsables del PCC). Por el momento, sin embargo, son sobre todo las “moscas” las que han sido cazadas.

Llegados de todo el país, los cerca de 3.000 delegados de la ANP se reunirán en el inmenso Palacio del Pueblo en la plaza de Tiananmen durante unos 10 días. En este encuentro deberán aprobar medidas que el Partido ya decidió, entre ellas una remodelación del gobierno y la fusión de algunos ministerios.