Diario y Radio U Chile

Año XI, 22 de octubre de 2019

Escritorio

Comunero Ramón Llanquileo no regresa a cárcel de Lebu luego de salida dominical

El dirigente de la Coordinadora Arauco Malleco se encuentra prófugo al no haber retornado al recinto penitenciario a las 22 horas del domingo, como establecía el beneficio que le fue otorgado en febrero. Su paradero se desconoce.

Paula Correa

  Martes 12 de marzo 2013 9:05 hrs. 
ramon_llanquileo

El domingo, el dirigente mapuche e integrante de la Coordinadora Arauco Malleco, Ramón LLanquileo, detenido en la cárcel de Lebu, no regresó al recinto penitenciario antes de las 22 horas, como se establece en el beneficio de salida dominical.

Por eso, el director regional de Gendarmería, Eleuterio Cofré, sostuvo que “a las 24 horas se presentó el quebrantamiento de su beneficio, por lo que se dio cuenta al Tribunal Oral en lo Penal de Cañete, por ser considerado prófugo de la justicia”.

Ramón Llanquileo había recibido el beneficio el pasado 8 de febrero en la cárcel de Ángol, pero fue trasladado el lunes pasado a Lebu para estar más cerca de su familia, que reside en Puerto Choque y facilitar así las visitas.

La máxima autoridad de Gendarmería en la región del Biobío aseguró que no se tienen antecedentes sobre su paradero y explicó que “al no presentarse se revoca su beneficio”. Así, la se estudiaría nuevamente su situación y es posible que se le haga cumplir la pena íntegramente en reclusión.

Llanquileo está sentenciado a ocho años de cárcel por el ataque a la comitiva del fiscal Elgueta en Tirúa y, según informó Gendarmería, ya cumplió la mitad de la condena. Esto, sin contabilizar la prisión preventiva para este caso, que superó los dos años, argumento que han utilizado los abogados defensores para aludir al principio jurídico de “la cosa juzgada”.

El caso, conocido como el “Juicio de Cañete”, llegó incluso a la Corte Suprema, ya que los comuneros y sus familias denunciaban una serie de irregularidades en el procedimiento judicial. Entre ellas, la aplicación irregular de la Ley Antiterrorista, el uso de testigos protegidos e incluso tortura a los imputados. Si bien la Corte Suprema no anuló el juicio, como solicitaban los comuneros, redujo ampliamente las penas.

En este marco, Ramón Llanquileo protagonizó tres huelgas de hambre, el 2010, 2011 y 2012, esta última en compañía de Héctor Llaitul, quien es sindicado como el principal líder de la CAM.