Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 13 de agosto de 2022

Escritorio

Municipio evalúa continuidad de concesiones de Fantasilandia, Castillo Hidalgo y Parque O´Higgins

Nuevos proyectos para icónicos espacios públicos y privados de Santiago podrían cambiar la cara de la céntrica comuna. Esa es la intención de la alcaldesa Carolina Tohá, quien revisará los contratos de las concesiones de la comuna, con el objetivo de mejorar la administración de bienes y espacios. El Castillo Hidalgo, Fantasilandia y el Parque O´Higgins serían los primeros en sufrir modificaciones.

Oriana Miranda

  Martes 12 de marzo 2013 20:26 hrs. 
edificio-municipalidad-de-santiago

Compartir en

La alcaldesa Carolina Tohá anunció la revisión de contratos de concesiones en la comuna de Santiago, ya que algunas de ellas poseerían características que no salvaguardan los intereses de sus habitantes.

Tohá dio a conocer que su administración no pretende necesariamente terminar con las concesiones, pero sí revisarlas y actualizarlas para mejorar la administración de los bienes de la comuna, con el objetivo de que estos puedan ser disfrutados por todos. Otro aspecto importante para la jefa comunal es regular que el pago que los concesionarios realizan por la administración de los espacios sea el que corresponde.

Entre las situaciones que más preocupan al municipio se encuentran el contrato del parque de diversiones Fantasilandia, la concesión del Castillo Hidalgo y los estacionamientos al interior del Parque O’Higgins, proyectos para los cuales se ha determinado una serie de medidas.

El castillo ubicado en el Cerro Santa Lucía, que actualmente se utiliza como un centro de eventos, será abierto a la comunidad, mediante la instalación de cafés, librerías, tiendas de artesanía y espacios culturales que permitirán recibir de mejor manera a los cientos de turistas que acuden a ese lugar.

Bajo la premisa de que los parques deben utilizarse como áreas verdes y no como estacionamientos, la municipalidad plantea limitar la entrada de autos al Parque O´Higgins e impulsar la construcción de un estacionamiento subterráneo en el sector, que sirva tanto al parque como al aledaño Centro de Justicia.

“Estoy muy de acuerdo con lo que está haciendo la alcaldesa Tohá”, declaró el concejal de Santiago por el Partido Socialista, Ismael Calderón, quien también manifestó su particular preocupación por el caso de Fantasilandia, debido a la serie de irregularidades que habría tanto en el contrato del parque de diversiones como en los pagos por concepto de arriendo.

Según explica Calderón, la concesión del popular parque de diversiones se remonta al año 78 y “en los años 90 fue prorrogada una vez más hasta el 2022. Fantasilandia le paga al municipio de Santiago un arriendo mensual de cuatro millones cien, lo que a nosotros nos parece irrisorio debido a que ellos en un fin de semana, al menos el ingreso son alrededor de cien millones de pesos”.

Los accidentes que recientemente ha protagonizado el recinto también son igualmente alarmantes para los concejales de la comuna. Es más, “a partir del incidente que hubo en el verano hemos pedido que se revisara la concesión”, confiesa el concejal.

Quien también manifestó su preocupación por ese caso es el presidente de la agrupación Defendamos la Ciudad, Patricio Herman. “este parque está definido como área verde y tiene una serie de restricciones en cuanto a sus usos. Aquí hay una serie de destinos comerciales en esa área verde que no están permitidos en la normativa vigente”, añadió.

El arquitecto valoró positivamente las propuestas de la alcaldesa tanto para el Castillo Hidalgo como para el Parque O’Higgins, pero especificó la necesidad de definir en los contratos cuáles aspectos de estos espacios públicos serán gratuitos y cuáles no.

“Encuentro fantástico, muy interesante lo que se pretende de abrir al público para que tenga acceso libre y disfrute de esa área verde magnífica que tenemos en la comuna de Santiago”, dijo, refiriéndose al Castillo Hidalgo. “Ahora, el negocio del concesionario habría que analizarlo a la luz de los diferentes destinos porque hay un palacio que tiene una serie de características, bueno, eso tiene que tener un valor. Pero el área verde en sí debiera ser de uso absolutamente libre”.

El proyecto que pretende liberar de vehículos al Parque O’Higgins fue particularmente bien evaluado por el director de Defendamos la Ciudad, ya que permite alivianar el flujo vehicular de la ciudad y devolver los espacios públicos a los ciudadanos, solucionando uno de los problemas más graves de la mayoría de las ciudades del país.

La concesión del Castillo Hidalgo vence a fines de este año, por lo que a principios de 2014 el palacio podría estar convertido en un espacio turístico y cultural. Por otra parte, el contrato que asignaba los estacionamientos con parquímetros del Parque O’Higgins ya fue dejado sin efecto por la nueva administración y se espera que la construcción de estacionamientos subterráneos inicie a la brevedad.

Síguenos en