Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Chipre: hacia un desenlace que dejará huella

La crisis que sacude Chipre y tiene nerviosa a la eurozona parece encaminarse a una salida este fin de semana. Pero cualquiera sea el desenlace, esta nueva crisis ha causado un fuerte remesón en las agitadas relaciones al interior de la Unión Europea (UE).

RFI

  Viernes 22 de marzo 2013 17:09 hrs. 
chipre


El gobierno chipriota lleva una carrera contrarreloj para encontrar y hacer aprobar un plan “B” que evite la quiebra del país (unos 7.000 millones de euros). Tras las infructuosas negociaciones del ministro de finanzas, Michalis Sarris, en Rusia, a fin de convencer al gobierno ruso de aportarle recursos frescos a cambio de una participación en el sector energético y bancario de la isla, el portavoz de la presidencia declaró: “En las próximas horas tendremos que tomar decisiones importantes”, en referencia a la sesión que el Parlamento tendrá la tarde de este viernes.

Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene su amenaza: si el próximo lunes las autoridades de Nicosia y la troika (FMI, Comisión Europea y la BCE) no han llegado a un acuerdo, el instituto bancario cortará el aprovisionamiento de fondos que necesita el país. Sería la primera quiebra de un país de la eurozona, y ello en un tiempo récord pues Chipre accedió a la UE en 2004 y fue aceptado en el reducido círculo de países que emplean la moneda única (18 en total) en 2008.

Dado el rechazo generalizado de la población a la imposición de un impuesto a las cuentas de ahorros en los bancos (diferenciado según el depósito sea inferior o mayor a 100.000 euros), es muy probable que los parlamentarios aprueben mantener el gravámen para las grandes cuentas (más de 100.000 euros), y resuelvan poner en marcha un proceso de reorganización del conjunto del sistema financiero, lo que supone cerrar algunos de los bancos con mayores dificultades. Los dos principales bancos del país, el Banco de Chipre y el Banco Popular (Laiki) llamaron a los parlamentarios aprobar el impuesto.

Alemania y otros miembros de la eurozona insisten en señalar que Chipre “juega con fuego”. Como sucedió con la crisis de Grecia, la canciller Angela Merkel incluso fue más lejos y declaró que los chipriotas “no deben abusar de la paciencia de los otros países de la zona euro”.

Los bancos de la isla seguirán cerrados por lo menos hasta el martes 26 para evitar una desbandada de ahorradores, aunque nada garantiza que no habrá un movimiento de pánico, en cuyo caso el BCE podría recurrir a los artículos artículos 65 y 66 del Tratado de Lisboa que autorizan restringir, en casos excepcionales, la libre circulación de capitales. Una nueva reunión de ministros de finanzas de la eurozona está prevista este domingo 24. La moneda sigue en el aire.