Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 19 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Michelle Bachelet oficializa candidatura presidencial con definición programática pendiente

La ex mandataria Michelle Bachelet oficializó su candidatura a la presidencia del país, luego de meses de especulaciones. La ahora candidata anunció que participará de las primarias de la Concertación y que recorrerá el país en búsqueda de diálogos y encuentros "para que el programa de esta campaña tenga el sello de la ciudadanía”. Expertos aseguran que existen varios desafíos que enfrentar, en especial, a nivel programático.

Oriana Miranda y Claudio Medrano

  Miércoles 27 de marzo 2013 21:35 hrs. 
micheleb

A las nueve de la noche en punto, Michelle Bachelet ingresó al Centro Cívico de la comuna de El Bosque, entre vítores de cientos seguidores que no dejaban de vociferar “se siente, se siente, Michelle presidente”.

“Qué alegría enorme estar nuevamente en casa, con ustedes y regresar a mi país después de casi tres años”, expresó, para dar inicio a un discurso que en sus primeros minutos recorrió su experiencia en ONU Mujeres y la visión de mundo que le permitió, “un aprendizaje que sin duda servirá a los hombres y mujeres de mi patria”.

“Todos estos años he sentido el tremendo cariño de chilenas y chilenos, gracias por este apoyo porque ustedes son parte fundamental de lo que me ha traído de regreso”, dijo la ex mandataria justo antes de su definición, acortando la espera que inició cuando, en su visita a Chile en diciembre de 2012, pronunció la frase “hablamos en marzo”.

“Estoy aquí frente a ustedes cumpliendo mi promesa. Aquí estoy junto a ustedes dispuesta a asumir este desafío, que es personal pero sobre todo es colectivo. Con alegría, con determinación y con mucha humildad, he tomado la decisión de ser candidata”, anunció.

La candidata dijo que participará de las primarias de la Concertación y que su campaña tendrá un marcado tinte ciudadano. “Voy a promover diálogos y encuentros para que el programa de esta campaña tenga el sello de la ciudadanía”, detalló.

De ganar las elecciones presidenciales, “va a ser porque hubo una gran movilización ciudadana a lo largo y ancho del país”, expresó Bachelet, además de asegurar que su futuro mandato sería “el primer gobierno de una nueva mayoría política y social”.

El desafío 

Con el regreso de la ahora candidata a la Presidencia de la República, tendrán que venir necesariamente las respuestas a los múltiples cuestionamientos que se han a su administración, además de la definición de un programa de gobierno de la Concertación.

La ex mandataria ha sido fuertemente cuestionada por el rol que le compete en la crisis de la educación pública, la fallida alerta de maremoto de 27 de febrero de 2010 y la aprobación de cerca de 50 proyectos termoeléctricos durante su gestión, entre otros temas.

Además, Bachelet tendrá que ser capaz de unir a una Concertación que aún no define la línea programática con la que enfrentará las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Para el analista político y académico de la Universidad de Chile, Gustavo Rayo, el escenario político no cambia mucho ante su llegada, ya que “desde el punto de vista político real las proyecciones de campaña de Michelle Bachelet ya estaban lanzadas, tanto del punto de vista de los actores oficialistas como de la propia oposición”.

Para el experto, “la posibilidad de reconquistar o por lo menos de mantener los niveles de popularidad que alcanzó va a estar directamente relacionada con la capacidad de trascender a los partidos políticos”. Esto, debido a que, según las encuestas, actualmente la Concertación no concita mayor apoyo ciudadano.

Por su parte, la analista política del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, María Luisa Escudero, sostiene que la llegada de Michelle Bachelet obligará a la Concertación a apurar la definición de su línea programática.

“Hay que distinguir la evolución que ha tenido la Concertación, cuatro años al parecer le han sido pocos para formular un programa o una propuesta al país o al menos nosotros aun no la podemos observar. A lo mejor ahora, con la llegada de Michelle Bachelet, hay un sector que propone una agenda programática en virtud de lo que la ex presidenta tenga pensado para llevar a cabo en un posible mandato futuro”, señaló.

Escudero sostuvo que la aparición en la carrera presidencial de Bachelet no ayudará a terminar con los roces entre los candidatos oficialistas, Laurence Golborne y Andrés Allamand, ya que el sistema de primarias obliga a que haya un enfrentamiento directo entre ambos abanderados. “Los incentivos están puesto en que uno de ellos dos gane dentro de su conglomerado. Entonces, si bien van a tratar de posicionarse con respecto a la ex presidenta, inevitablemente una primaria entre ellos va a traer fricción entre sus partidos políticos y entre las posiciones que ellos representan”, manifestó.

Panorama abierto y esperando las respuestas y definiciones que hará la ex presidenta Michelle Bachelet en nuestro país una vez que comience con su primera tarea, definir el equipo de trabajo que la acompañará en la contienda presidencial.