Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 23 de mayo de 2022

Escritorio

Trabajadores del transporte y Partido Progresista sugieren “estatización” del Transantiago

El candidato presidencial del Partido Progresista, Marco Enríquez Ominami, sumó a su propuesta la estatización del Transantiago, una medida que solucionaría el traspaso de fondos públicos a empresas privadas. La medida es apoyada por trabajadores del sistema de transporte, pero mirada con recelo desde los analistas.

Juan San Cristóbal

  Martes 9 de abril 2013 21:09 hrs. 
transantiago

El candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez Ominami, acompañó a dirigentes de la  Confederación Unitaria de Trabajadores del Transporte (Conutt) a La Moneda, donde entregaron una carta al Presidente Piñera por los abusos laborales que hoy afectan a los funcionarios del sistema de transporte público.

El ex diputado apuntó que su candidatura contempla la estatización del Transantiago, para evitar millonarios traspasos de fondos públicos al sector privado, e invitó a discutir el traspaso de las empresas y definir la participación privada en este modelo de transporte.

“El presidente Lagos se equivocó e inventó un servicio público sin recursos públicos. Después el segundo gobierno mantuvo este principio y le agregó el servicio público sin el Estado y con recursos públicos para los privados. Y este tercer gobierno dice que hay que ir banalizando y acostumbrándose a la idea de que es normal que le pasemos recursos públicos a los privados para un servicio insuficiente. Yo creo que llegó la hora de proponer un cambio profundo: estatizar el Transantiago. La gestión y la operación, a nuestro juicio, tienen que tener un rol del Estado mucho mayor”, explicó.

Enríquez-Ominami no descartó las expropiaciones en caso de implementar un sistema estatal y apuntó que un Estado de Derecho contempla libertades y obligaciones de las empresas ante las condiciones estipuladas por el Ejecutivo.

La propuesta cuenta con el respaldo de los funcionarios del Transantiago, quienes han denunciado en reiteradas ocasiones el abuso desde las empresas en el cumplimiento de horarios y obligaciones previsionales.

Alejandro Aedo, presidente del sindicato de Subus, señaló que la estatización del sistema de transporte elimina a los privados como intermediarios en la entrega del servicio, lo que deriva en millonarias pérdidas y ausencia de beneficios para sus trabajadores.

“Todos los capitales que se destinan para empresas extranjeras, si se pusieran de aporte en implementar un buen sistema de transporte que no tuviera la finalidad de generar ganancias a toda costa, explotando a los trabajadores que prestan el servicio, evidentemente mejoraría”, señaló.

En tanto, Carlos Melo, experto en transporte de la Universidad Diego Portales, apuntó que la experiencia internacional no tiene evidencias efectivas de estatización del sistema de transporte, aun cuando la participación estatal en el caso chileno podría ser aumentada.

“El argumento que presenta el candidato que va en relación a que hoy se están usando recursos públicos para que empresas privadas obtengan ganancias no me parece que sea razonable, dado que las empresas están prestando un servicio, no están obteniendo esas ganancias por nada”, detalló.

A juicio del experto, hay áreas del Transantiago como el control del Metro y el estudio de implementación que hoy son efectivamente estatales, factores que van en la dirección de la propuesta del candidato progresista.