Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 24 de mayo de 2022

Escritorio

Las expectativas de los estudiantes frente a la nueva ministra de Educación

El retiro de los proyectos de ley de acreditación, financiamiento y la superintendencia de educación superior son las primeras demandas del movimiento estudiantil a la nueva ministra de educación, Carolina Schmidt. Los estudiantes apuntan a una mayor capacidad de diálogo de parte del Ejecutivo, aunque sin mayores esperanzas de lograr los cambios estructurales necesarios para mejorar el sistema educacional chileno en esta administración.

Oriana Miranda

  Martes 23 de abril 2013 19:32 hrs. 
chile-movimiento-estudiantil

A solo un día de asumir su cargo la nueva Ministra de Educación, Carolina Schmidt, ya son múltiples los requerimientos a su gestión exigidos desde el movimiento estudiantil, que apuntan a una mayor voluntad de diálogo por parte del Ejecutivo.

Como primera prioridad, diversos representantes estudiantiles exigen el retiro de los proyectos de ley de acreditación y financiamiento, además de la superintendencia de educación superior, la revisión del proyecto de carrera docente y la llamada “nueva institucionalidad” que reemplazaría al Demre, por atentar contra las demandas de democratización y fin al lucro.

“Nosotros esperamos que el primer gesto sea que ella esté dispuesta al retiro de estos proyectos de ley para empezar este camino de diálogo que nosotros hemos mostrado voluntad de seguir y también para parar las movilizaciones. Las movilizaciones van a seguir en la medida en que haya voluntad, tampoco queremos estar marchando eternamente”, expresó el secretario general de la Universidad de Valparaíso, Mario Domínguez.

El dirigente calificó el nombramiento Carolina Schmidt como una “señal improvisada” del Gobierno, debido a la escasa vinculación de la ingeniera comercial con el mundo de la educación. “Hoy día poner a una ministra porque es la que tiene la mayor popularidad, creo que es una cuestión descabellada”, sentenció. 

Desde el Movimiento de Estudiantes de Educación Superior Privada, Mesup, también apuntan a que la ministra debe atender a las peticiones del movimiento estudiantil. “Si tiene verdadera intención de cambiar la educación, que escuche cuáles son las demandas, que pelee por la democratización dentro de los espacios. Es ahí donde puede dar pasos concretos”, expuso Manuel Erazo, vocero de la organización.

Sin embargo, entre los estudiantes existen pocas expectativas. “Creemos que no existe la voluntad por parte del propio jefe de Gobierno, el Presidente de la República, que habla del lucro como un beneficio y de la educación como un bien de consumo, en dar una solución más allá de lo que ya entregó”, señala el vocero de los estafados por el crédito CORFO, Cristián Villagrán. “Entonces, por más diálogo que pueda tener la nueva ministra está amarrada ante los intereses que defiende el Gobierno”. 

En ese sentido, la vocera de la ACES, Eloísa González, apunta a que, independiente del o la ministra a cargo de la cartera de educación, “aquí el problema sigue siendo que tenemos un Gobierno que defiende un modelo determinado, pero que además tenemos una élite política concentrada en el Parlamento y el Congreso que sigue legislando y respaldando ciertos proyectos o ciertas ideas base que van completamente en contraposición a las demandas estudiantiles. Por lo tanto lo que aquí tiene que ocurrir es un viraje en cuanto a cómo se está concibiendo hoy en día la educación y abandonar esta idea de que el mercado en la educación y la educación como un bien de consumo es algo positivo para todos”. 

La profundidad de los cambios necesarios se enfrenta al poco tiempo que durará la administración de Carolina Schmidt, quien independiente del conglomerado elegido en las elecciones presidenciales de noviembre, abandonará su cargo a más tardar en marzo de 2014.

Sin embargo, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Andrés Fielbaum, indica que si bien “diez meses es poco tiempo”, “si es que hay voluntad para ir empezando transformaciones profundas, es tiempo suficiente”.

“A nosotros lo que nos interesa es que se puedan empezar a asentar las bases para un modelo educativo realmente diferente que comprenda que los chilenos y chilenas merecen tener derecho a la educación y no merecen ser tratados como meros consumidores de la misma”, manifestó.

Por mientras, el llamado de los dirigentes estudiantiles es a continuar movilizados y asistir a las movilizaciones programadas para el 25 de abril, junto a los estudiantes de universidades privadas, el 1 de mayo con los trabajadores, y el 8 de mayo con estudiantes universitarios y secundarios, a la espera de lo que serán las primeras definiciones de la nueva Ministra de Educación.