Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 8 de agosto de 2022

Escritorio

Piden la renuncia del director del INE por supuesta manipulación del Censo

La bancada de la Democracia Cristiana afirmó que existe "abundante información respecto a manipulación de cifras, errores gruesos respecto de cómo se ponderan y tabulan resultados en uno de los instrumentos más importantes que cuenta el país". A través de una declaración pública, el director del INE, Francisco Labbé, desmintió "tajantemente" las acusaciones.

Oriana Miranda

  Viernes 26 de abril 2013 13:10 hrs. 
francisco_labbe_ine

Compartir en

La bancada de la Democracia Cristiana anunció que solicitará la renuncia del director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Francisco Labbé, debido a la existencia de “abundante información respecto a manipulación de cifras, errores gruesos respecto de cómo se ponderan y tabulan resultados en uno de los instrumentos más importantes que cuenta el país, que es el Censo”, expresó el diputado Gabriel Silber, quien apuntó además a las cuestionadas cifras de delincuencia de la ENUS y el IPC.

“Los antecedentes que obran sobre la mesa no hacen sino que solicitemos al ministro Pablo Longueira la renuncia de su director del INE, el señor Labbé. Creemos que esto ya no da para más. Acá hay un atentado a la fe pública y al prestigio de las instituciones”, agregó el parlamentario.

Esto luego que el portal CIPER denunciara la manipulación de las cifras del Censo 2012 “por su deseo declarado de ser el protagonista del “mejor censo de la historia de Chile”, para lo cual debía exhibir a lo más una “omisión” del 2% (cantidad de gente a la que no se llegó), lo que fue provocando una cadena de errores”, advirtió el medio electrónico.

La publicación alude a las tres fe de erratas del Censo que se han advertido a solo 23 días de su publicación y a la cantidad de gente que no se encuestó y cuyos datos fueron “estimados” por el organismo.

Ante esto, Labbé aseveró “tajantemente” que esa afirmación es “falsa y que el trabajo realizado por la institución que dirijo se ha ajustado a los estrictos protocolos que los países desarrollados han establecido al respecto”.

Labbé explicó que “en el caso de los moradores ausentes, se encuestó el 98,34% de las viviendas, quedando sólo un 1,66%, equivalente a 173.787 viviendas sin censar. Evidentemente, debemos realizar una estimación de las características de las familias que no fueron censadas y para ello se utilizó lo recomendado por organismos internacionales expertos en la materia”.

“Es importante remarcar que no hay error en los datos censales, ya que las fe de erratas son propias de cualquier publicación estadística. La mejor demostración de transparencia es dar a conocer cualquier nueva información de manera pública y oportuna”, manifestó.

 

Síguenos en