Diario y Radio U Chile

Año XIII, 6 de mayo de 2021

Escritorio MENÚ

1 de Mayo: La lucha por un “nuevo trato” para los trabajadores

La conmemoración de este Día del Trabajador estará marcada por la coyuntura política, pero además por las demandas de los movimientos sociales, que las multinsindicales han asumido como propias. Reforma tributaria que garantice la salud y la educación, un nuevo sistema de pensiones y otro Código Laboral, son los ejes que deberán discutirse "o en mesas de negociación o en la calle".

Narayan Vila

  Martes 30 de abril 2013 22:12 hrs. 
1mayo20122


La marcha convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) junto a diversas agrupaciones sociales es la más importante del primero de mayo en nuestro país; esa donde se escuchan pifias y aplausos a la dirigencia de la central, a la que asisten distintas autoridades políticas y la que, de alguna forma, establece la variable “fuerza del mundo laboral” durante el año.

El bloque partirá a las 10:00 horas en el frontis de la Universidad de Santiago hasta la intersección de Avenida Brasil con la Alameda.

Por ello la multigremial ha realizado un esfuerzo importante en convocar a distintas organizaciones de la sociedad civil. Desde estudiantes hasta ambientalistas, todos están invitados y se espera una convocatoria “masiva e importante”.

Desde la CUT son tres las banderas de lucha que levantarán con fuerza en el corto y mediano plazo: una reforma tributaria, que garantice el otorgamiento por parte del Estado de derechos básicos como educación y salud; un nuevo sistema de pensiones, solidario y tripartito y una nueva institucionalidad laboral.

Estas reivindicaciones deberían darse “no solo para el mundo privado, a través de un nuevo Código del Trabajo, sino que también de nuevos instrumentos para la administración pública centralizada y descentralizada, que finalmente también venga a superar los abusos que están viviendo los trabajadores y que nos permita negociar colectivamente, ejercer el derecho a huelga, que le devuelva el poder a los sindicatos para negociar pero que también, por sobre todas las cosas, establezca un nuevo trato hacia los trabajadores y trabajadoras para terminar con las prácticas abusivas y sindicales que hemos vivido tanto en el mundo público como en el sector privado en estos últimos años”, detalló la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa.

Año de elecciones

Dos temas son claves durante este 2013: la carrera presidencial y el último año de la actual administración.

Sobre el primero, Raúl de la Puente, presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), cree que hay que aprovechar la coyuntura electoral para que los aspirantes a La Moneda se refieran a los temas laborales “omitidos hasta el momento”.

“El país hoy día ha cambiado, lo vemos en las grandes marchas estudiantiles, de los ambientalistas, de la diversidad sexual, en las regiones y también los trabajadores vamos a unirnos en esto y eso tiene que entenderlo la clase política, ya sea aquellos que aspiran a ser candidatos presidenciales o parlamentarios. El tema del trabajo es fundamental, sin trabajo no existe una sociedad, no existe desarrollo”, expresó.

De la Puente indicó que la evaluación del cuarto y último 1 de mayo para el actual gobierno es “negativa”, ya que no se avanzó en ninguno de los puntos “más sentidos” para los trabajadores, como negociación colectiva o el mejoramiento de las condiciones de seguridad.

A esto se suma la ausencia de capacitación laboral, la mantención del multirut, la desigualdad en los salarios entre hombres y mujeres y los nulos avances en materia de sindicalización.

“No existen leyes importantes tramitadas bajo este gobierno. Al revés, hubo 11 mil despidos dentro de la administración pública a pesar de que este Presidente manifestó por escrito y verbalmente a los trabajadores y funcionarios que no habría desvinculaciones. Para nosotros este gobierno de derecha, empresarial, ha sido nefasto”, diagnosticó de la Puente.

A estas demandas deben añadirse ciertos hechos que han tensionado aún más la relación entre trabajadores y el Gobierno, tales como el anuncio adelantado de un reajuste al salario mínimo, que no cumple con las expectativas de las organizaciones, la muerte del dirigente sindical Juan Pablo Jiménez y movilizaciones en sectores específicos como la pesca y la minería.

Consultado por estas críticas, el subsecretario del Trabajo, Bruno Baranda, afirmó que han existido avances en leyes “con tremendo impacto social”, como la extensión de postnatal y el subsidio para la mujer trabajadora.

La autoridad reconoció, en todo caso, que quedan muchos temas pendientes. “Esperamos que durante este último año realmente el Congreso se aboque a sacar adelante proyectos que van al corazón de las necesidades de los trabajadores, como la solución definitiva al multirut, mejorar los estándares, las normativas que giran en torno a seguridad y salud en el trabajo. Igualmente proyectos importantes como bajar las jornadas de trabajo a los trabajadores de casa particular, proyectos que dicen relación con la calidad en el empleo y cómo mejorar las características del trabajo”, afirmó.

Demandas en regiones

Pero Santiago no es Chile y además de las actividades de las células de la CUT, destaca la convocatoria realizada por el Movimiento Sindical por la Seguridad Social y la Previsión a una marcha en la Plaza Santa Cecilia de Talcahuano. La CUT de la Araucanía conmemorará la fecha con una marcha y una cicletada previa, que se iniciará a las 9:30 hrs. en el Estadio Germán Becker de Temuco. Y en Valparaíso, la marcha principal se realizará en calle Cochrane, siguiendo por Esmeralda, Condell y Pedro Montt, para culminar en el escenario ubicado en la plaza Salvador Allende, junto al Parque Italia.

En tanto, la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), desarrollará sus actos de conmemoración en las regiones de Coquimbo, O’Higgins y el Biobío.

“Creemos que es importante tener un nuevo Código del Trabajo, porque el actual está obsoleto. Hay que cambiarlo y que en ello participen los trabajadores, los empresarios, los gobiernos, los técnicos, todos, para un Código moderno. Creemos que hay que tener un salario mínimo decente, hay que modificar el tema de las AFP porque no es posible que hoy día los trabajadores salgan con fondos miserables después de haber cotizado por 20 o 30 años, además de resolver el tema de la educación y salud pública y de calidad”, señaló Oscar Olivos, presidente de la CAT, evidenciando similitudes con lo exigido por la CUT.

Olivos aseguró que estas demandas, en extenso, fueron presentadas a los candidatos presidenciales José Antonio Gómez y Marco Enríquez-Ominami y que esperan poder entregarle el documento a todos los aspirantes.

Una postura distinta tuvo Segundo Steilen, presidente de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), quien dijo “no nos vamos a arrodillar más ante el mundo político, sea quien sea, todas las exigencias las vamos a conseguir movilizados”.

Esta agrupación convocó a un evento en Plaza Brasil, en Santiago, y a una concentración en la Plaza de Rancagua.

La UNT, al igual que la CAT, mantiene diferencias importantes con la dirigencia de la CUT, no en cuanto a las demandas sino que en la forma de lograrlas. “Tenemos visiones y estilos de hacer sindicalismo diferentes. Ellos dicen que la única forma de cambiar las cosas en este país es que los trabajadores lleguen al poder a través de la vía política y para eso se casan con los partidos. ¿Ganamos algo nosotros? Ahí tenemos una diferencia. Pero si no la llegamos a solucionar, tendremos unidad en la acción. Ellos también quieren el bien para los trabajadores”, explicó Steilen.

Independiente de los disensos, lo cierto es que durante este mes, las directivas de las tres centrales se reunirían para alcanzar acuerdos que permitan la tan ansiada “unidad del movimiento sindical”.

Esto, en directa sintonía con lo que ha ocurrido en las calles durante los últimos años. Un proceso de maduración donde distintos actores sociales levantan petitorios que parecen transversales.

El fin de la “transición pactada”

Educación pública, gratuita y de calidad; recuperación de los recursos naturales, mejor salud, previsión y trabajo han sido demandas que se han enarbolado en marchas estudiantiles, ambientales, de derechos civiles, de inmigrantes, etc.

Esto, a juicio de Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT, es la muestra que, independiente del actual y futuro Gobierno, de las evaluaciones y proyecciones, la sociedad cambió y, por ende, las agrupaciones deben estar a la altura.

“Lo que Chile vive tras el periodo de Sebastián Piñera es el cierre de una eterna transición, una transición pactada con políticas de consenso, con políticas restrictivas respecto de los derechos sociales y laborales”, expresó.

“Por lo tanto, aquí más que proyectar solo respecto de un próximo periodo presidencial, lo que corresponde es proyectar qué es lo que esperamos para Chile en el nuevo periodo que se abre, donde los actores sociales, el movimiento sindical, los partidos políticos y la institucionalidad en general se ponen a prueba, a pensar en el desafío o en el futuro de Chile en los próximos 20 o 30 años”, manifestó.

Dentro de los próximos días, tanto la CAT como la UNT definirán futuras movilizaciones, lo propio hará la ANEF. La CUT, por su parte, ya convocó a un Paro Nacional para el próximo 11 de julio y los estudiantes para este 8 de mayo.

Foto: CUT

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.