Diario y Radio U Chile

Año XI, 18 de noviembre de 2019

Escritorio

Dirigentes mapuches llegan a Italia para exponer riesgos por hidroeléctrica Neltume

Representantes indígenas llegaron hasta Roma para reunirse con autoridades de Enel, empresa que junto a Endesa ejecutan el proyecto en la zona de Panguipulli, el cual derivaría en inundaciones de tierras indígenas consideradas sagradas por considerarse zona de rituales.

Paula Correa

  Viernes 10 de mayo 2013 16:29 hrs. 
neltume

Un dirigente mapuche representó la voz de las comunidades del Lago Neltume, ante la Junta de accionistas de Endesa Enel en Roma, Italia. Se trata de Humberto Manquel, quien pertenece al Parlamento de Koz Koz en Panguipulli, quienes se oponen a una central Hidroeléctrica que se levantaría en ese sector. El dirigente se refirió a la postura que ha mantenido la compañía italiana, su impresión del viaje y del grupo de inversionistas que lo escucharon.

“Lo mejor que puede hacer Enel en todas partes del mundo. Según ellos no hay atentado a derechos humanos, no se están violando los territorios, no hay atentado contra el medioambiente. Lo otro que me causó impresión es que hay puros hombres, las mujeres no tienen cabida en el directorio”, destacó el dirigente.

Además representó como relator a las diversas comunidades de América Latina tanto en Guatemala como en Colombia, que se oponen a megaproyecto hidroeléctricos que se desarrollan en territorios de pueblos originarios. Esto gracias a la iniciativa solidaria del movimiento socio-ambiental internacional STOP ENEL.

“Destacar la solidaridad del pueblo italiano, con problemas de contaminación de tierras, aire y agua. Unos están luchando por centrales a carbón, otros por agua. Hay un movimiento que se está generando y va en aumento”, declaró Manquel.

Humberto Manquel afirmó que en su viaje pudo constatar que los temas que afectan a los chilenos y los pueblos de América del Sur no distan mucho de lo que ocurre en Europa. “Son exactamente los mismos problemas”, afirmó.

En ese sentido, indicó que es necesario fortalecer la solidaridad internacional para hacer frente al colonialismo corporativo de este tipo de empresas transaccionales y presionar para que el escenario cambie lo antes posible y se respeten sus derechos.