Diario y Radio U Chile

Año XI, 16 de octubre de 2019

Escritorio

Vecinos exigen que alcaldesa Josefa Errázuriz cambie nombre de Avenida 11 de septiembre

En Providencia iniciaron una campaña para que la actual alcaldesa cumpla una de sus promesas de campaña, quien planteó que, de llegar a la alcaldía, cambiaría el nombre de la avenida 11 de septiembre, criticando su alusión al golpe de Estado en 1973.

Paula Correa

  Lunes 3 de junio 2013 19:06 hrs. 
11 sept

Un grupo de ciudadanos inició una campaña para recolectar firmas y solicitar a la alcaldesa de Providencia, Josefa Errázuriz, que cumpla con su propuesta programática de cambiar el nombre a la Avenida 11 de Septiembre por Avenida Nueva Providencia.

Las razones se explican en una carta que circula por las redes sociales, donde afirman que dicha fecha significó, en primer lugar, la destrucción de nuestra democracia y la muerte del presidente Allende. Además, a partir de ese día se estableció un régimen dictatorial que trajo consigo la violación a los derechos de miles de ciudadanos.

Luis Mariano Rendón, del movimiento Más Democracia Para Chile, se refirió a la necesidad histórica de corregir esta situación antes de que se cumplan 40 años de la dictadura militar: “Este es uno de los casos más emblemáticos, pero no el único. La dictadura trató de borrar la historia anterior, se trató de escribir la historia de nuevo, y comenzaron a escribir lo suyo, desde el poder dictatorial. Hay muchas calles que sus nombres fueron cambiados, en todo el país hay muchas calles como 11 de septiembre”.

Desde el municipio señalaron que están analizando las implicancias legales y administrativas que el cambio provocaría en la comunidad que vive y trabaja en el sector, ya que, cuando se cambia el nombre se deben hacer trámites, como el cambio en las patentes comerciales, en la emisión de boletas ante el Servicio de Impuestos Internos y en el registro de propiedades del Conservador de Bienes Raíces.

Una vez culminado el proceso de análisis legal y administrativo, la iniciativa debe ser aprobada por el Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil y por el Concejo Municipal, etapas de las que, afirma el municipio, irá dando cuenta progresivamente. En ese sentido, los dirigentes indicaron que estarán atentos y no descartan realizar movilizaciones si es necesario.