Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 15 de agosto de 2022

Escritorio

Secundarios acusan represión del gobierno y amenazan con tomas

Este viernes, un contingente de Fuerzas Especiales de Carabineros desalojó el Liceo Chileno-Alemán, luego de repetidas tomas de los alumnos. En tanto, lo voceros de las organizaciones de estudiantes secundarios advirtieron que los colegios en toma aumentarán ante la represión con la que el Gobierno responde a su demanda de mejorar la calidad de la educación pública.

Narayan Vila

  Viernes 7 de junio 2013 12:52 hrs. 
lichan

Compartir en

Esta mañana, efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros desalojaron el Liceo Chileno-Alemán de Ñuñoa, luego de que el recinto fuera ocupado, nuevamente, por sus estudiantes.

Los alumnos, que están movilizados desde inicios de mayo, exigen mejorar la infraestructura del recinto; la construcción de una enfermería y la presencia permanente de un prevencionista de riesgos.

Además, exigen la salida del director Héctor Carrillo, a quien acusan de impulsar una campaña mediática contra los estudiantes movilizados, lo que habría sido mandatado por la Asociación Chilena de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas, dueña del liceo.

Moisés Paredes, vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), se refirió a la situación de los alumnos de este recinto: “El caso del Liceo Chileno-Alemán es muy especial. Yo estuve conversando con ellos el jueves, donde ha habido una campaña mediática para criminalizar a esos estudiantes, y el 90% de lo que a salido en la prensa es mentira cuyo director afirma que hay 15 estudiantes con su matrícula suspendida, pero los estudiantes me informaron que a unos 70 alumnos se les niega ingresar a clases”.

El portavoz de la Cones advirtió al Gobierno, particularmente a la ministra de Educación, Carolina Schmidt, que la respuesta que debe entregar al movimiento estudiantil no debe ser la represión, sino que dar respuesta a las demandas secundarias.

Por esto, el vocero de los estudiantes secundarios señaló que “el Gobierno tiene que entender que si la única respuesta que tiene para el movimiento estudiantil es la represión con desalojos, detenciones, nosotros nos volveremos a levantar y esa represión y esas detenciones se convertirán en la chispa que volverá a encender el movimiento estudiantil que sacará las sillas de sus aulas para colocarlas en las rejas, como símbolo de que nos volvemos a levantar por una educación pública gratuita y de calidad, y por lo tanto, es necesario salir a las calles”.

Isabel Salgado, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), compartió el diagnóstico y conminó al Ejecutivo a responder a las propuestas elaboradas por el movimiento social por la educación.

En esa línea, la dirigenta de la Enseñanza Media afirmó que “vemos que esta es una movilización ascendente con más colegios movilizados y vemos también que será un proceso donde nosotros nos vamos a fortalecer y vamos a empezar a crear nuevas organizaciones en busca de soluciones concretas. Un año de movilizaciones muy fuertes, entendiendo que no se han dado  soluciones después de tres años de un Gobierno que supuestamente tomaría los temas sociales”.

Entre los colegios que se podrían sumar a este proceso de “radicalización de las movilizaciones” de incluyen los liceos de Aplicación y Barros Borgoño, los cuales podrían ser ocupados, prontamente, por sus alumnos.

De ser así, se añadirían a los cerca de 12 establecimientos que se encuentran actualmente “tomados”. Uno de ello, el Instituto Nacional, votará este viernes si ratifica o no, por una semana más, la ocupación del establecimiento.

Síguenos en