Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Johnny Herrera declara en juicio por fatal atropello

El futbolista llegó hasta el 3° Tribunal Oral en lo Penal para asistir al juicio por el atropello a Macarena Cassassus, ocurrido el 20 de diciembre de 2009. En su declaración, el portero de la U admitió que consumió vodka esa noche, pero su defensa buscará que el accidente no sea imputable a su conducta al volante.

radio.uchile.cl

  Miércoles 12 de junio 2013 13:57 hrs. 

El arquero de la Universidad de Chile y seleccionado nacional, Johnny Herrera, se presentó a las 08.00 horas en el 3° Tribunal Oral en lo Penal, donde se inició el juicio oral por el atropello a Macarena Cassassus, joven que falleció el 20 de diciembre de 2009.

Según los peritajes, el futbolista habría alcanzado los 150 km/h en su vehículo, cuando se trasladaba desde La Florida hasta su domicilio, momento en que impacta a la joven, en la intersección de calle Echenique con Avenida Ossa.

Herrera quiso tomar la palabra en el juicio, quien admitió que había consumido vodka en los dos locales donde estuvo esa noche, primero en discoteque Costa Varúa y luego en el Bar 89, para luego manejar hasta su domicilio.

En su declaración, Herrera señaló que “vi una sombra salir de la nada, se levantó el capó… fue todo muy rápido (…), quedé en shock por unos segundos. Sabía que había atropellado algo (…), pero no tenía claro qué había pasado”. El arquero señaló que sólo se enteró del resultado del accidente luego que Carabineros le informara de una persona fallecida.

Luego, indicó entender “el dolor que siente la familia de Macarena, lamentablemente era yo el que manejaba”. El arquero azul indicó que su hermano mayor falleció en circunstancias similares. Al cierre, confesó que “es algo con lo que tengo que aprender a vivir (…) y no lo voy a olvidar más”.

La defensa de Johnny Herrera –los abogados Felipe Barruel y Eduardo Correa- solicitará que el portero no sea imputado por el accidente. A juicio de los abogados, Macarena Cassassus tiene responsabilidad al cruzar la calle en un punto no habilitado, quien también tenía alcohol en la sangre al momento del atropello.

El fiscal Francisco Lanas solicitó una pena de “cinco años de presidio menor en su grado máximo, multa de quince unidades tributarias mensuales, más la accesoria de suspensión de licencia de conducir por el plazo de 24 meses”.