Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Marchas en todo Chile marcaron jornada de movilización estudiantil

Los estudiantes realizaron un positivo balance de la jornada de este miércoles, una nueva marcha por la educación pública. Miles de trabajadores pertenecientes a la minería y el sector portuario adhirieron en esta jornada. Por su parte, el gobierno anunció nuevos proyectos de ley e insistió en los actos de violencia. Solicitaron además la renuncia de la ministra de Educación, Carolina Schmidt, por tomarse vacaciones.

Diario Uchile

  Miércoles 26 de junio 2013 18:47 hrs. 
marcha



La protesta estudiantil comenzó de tres puntos distintos en Santiago: metro Franklin, frontis de la Universidad de Santiago y el Museo Nacional Bellas Artes, confluyendo todas en Plaza Los Héroes. La amplia convocatoria tuvo adhesión de gremios portuarios, quienes paralizaron en distintos puntos del país, además de otras marchas en distintas ciudades.

Al finalizar la jornada, distintos enfrentamientos entre encapuchados y la fuerza policial mantuvo cortado el tránsito en varios puntos de Santiago.

Un factor destacado por los dirigentes es la ausencia de la ministra del ramo, Carolina Schmidt, quien está de vacaciones en Italia. Isabel Salgado, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, ACES, señaló que su ausencia es “la muestra fehaciente de que el Gobierno no está interesado en resolver el conflicto con el movimiento social por la educación”.

“No le interesa la educación chilena, no le interesan los estudiantes ni sus conflictos y demandas y eso queda reflejado en que se va de vacaciones, entendiendo que hoy en día hay más de cien colegios en toma y por lo visto a ella eso no le afecta. O sea, es una modelito más de Piñera, que la puso ahí porque tenía una buena aprobación. Ella no se ha juntado con los estudiantes, no ha conversado con ellos y n ha hecho nada, no la hemos visto”, expresó la dirigente estudiantil.

Por su parte, el presidente de la FECH, Andrés Fielbaum, delineó a primera hora los objetivos de esta marcha pacífica: “No permitiremos que avance su agenda legislativa, que está totalmente en la línea opuesta de lo que hemos estado exigiendo. Además, que vamos a exigir que se cumpla la única promesa que ha hecho este gobierno mediante Harald Beyer y Joaquín Lavín, de derogar los decretos con fuerza de ley que impiden la democracia en las universidades privadas”.

El dirigente hizo un llamado a los candidatos, quien indicó que “hoy Chile se organizó, es diferente, no va a seguir tolerando que se haga de sus negocios un derecho. Hoy día Chile exige que se cambie radicalmente la forma de la democracia, que haya una participación mucho más directa de la ciudadanía y, si eso no ocurre, las movilizaciones van a seguir ascendiendo”.

Desde el gobierno, la respuesta vino desde el ministro de Interior, Andrés Chadwick. “No son estudiantes, son delincuentes, son violentistas y extremistas”, señaló Chadwick y agregó que “En esta oportunidad han actuado de forma coordinada para provocar estas acciones de violencia”.

“Junto con rechazar a estos extremistas y presentar querellas, queremos llamar a quienes están convocando a la marcha… El gobierno ha facilitado el ejercicio del derecho de reunión y movilización. Carabineros va a actuar como siempre”, señaló el secretario de Estado.

“Pedimos a los convocantes que controlen y expulsen a los encapuchados. Que colaboren con la acción de Carabineros”, finalizó el ministro.

Presidente anuncia más leyes de seguridad

Sebastián Piñera, desde Alto Hospicio, anunció que “en los próximos días enviaré al Congreso un proyecto de ley que establece la identificación preventiva en casos de desórdenes públicos o de marchas masivas”, esto debido a los enfrentamientos entre encapuchados y Carabineros en la mañana.

“Hoy día en muchas ciudades de Chile está convocada una marcha y un paro. Desgraciadamente empezamos con el pie izquierdo porque en la madrugada de hoy hubo escenas de extrema violencia”, agregó el mandatario.

Sobre el proyecto de ley, el Jefe de Estado sostuvo que “no es para restringir la libertad, todo lo contrario, es para proteger mejor la libertad de la in mensa mayoría de chilenos que queremos vivir en paz y no permitir que un puñado de delincuentes se sienta con el derecho de pasar por encima de la libertad de todos los chilenos y chilenas”.

Adhesión de gremios

Manuel Ahumada, vicepresidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, señaló que “se hace una convocatoria general con la idea de dar una señal potente a quienes gobiernan, porque han dicho que la problemática educacional es de una minoría y que los manifestantes son una minoría. Que no se equivoquen, aquí hay una gran mayoría y la falta de responsabilidad y de dar solución a las demandas de los estudiantes es un problema de los trabajadores y los pobladores, porque son nuestros hijos, y es un problema país”.

Robinsón Ávalos, de la Unión Portuaria de Chile, cuantificó en seis mil los trabajadores que cesaron sus funciones este día, en puertos de las regiones de Antofagasta, Valparaíso, Biobío y Los Lagos.

“Iquique, Antofagasta, Mejillones, Chañaral, Caldera, Huasco, gran parte de Valparaíso, toda la Octava Región y Puerto Montt estarían paralizando. Esperamos que también lo haga la gente de Punta Arenas y de Corral y Calbuco. El 80% de los puertos del país estaría mañana paralizando en un turno, a partir de las 8 de la mañana hasta las 15.30, apoyando la movilización de nuestros compañeros estudiantes para una educación digna y gratuita, y también en contra de las AFP”, señaló el dirigente portuario.

Trabajadores se sumaron a marchas

No solo estudiantes se convocaron en la marcha nacional obrera estudiantil, que se observó en varios puntos del país. En Santiago, trabajadores públicos y privados de diversos rubros de la economía acudieron al llamado de las tres principales organizaciones matrices de organización estudiantil, Cones, Aces y Confech.

La Confederación de Empleados Particulares de Chile (CEPCH), que agrupa a 45 organizaciones sindicales del sector privado, marchó por la Alameda en demanda de una reforma al Código Laboral, que permita mayor sindicalización y negociación inter-empresas.

El secretario ejecutivo de la Confederación, René Salinas, dijo que esta movilización nacional representa un hito en el cual los trabajadores se pliegan al movimiento social por la educación: “Es el momento en que los trabajadores debemos plegarnos a las movilizaciones estudiantiles, y no sólo en apoyo, sino sumar demandas laborales. Hemos permanecido en silencio, que nos pasen a llevar. Porque creemos que se debe cambiar el Código Laboral, creemos que esta relación entre trabajador y empleador es escandalosa”.

Además de los trabajadores industriales, llegaron delegaciones de profesores de varias ciudades del país, tales como Temuco, Concepción, Talca, La Serena y Copiapó.

El vicepresidente del Colegio de Profesores, Juan Álvarez, relevó la desmejorada situación laboral y sobre todo previsional de los profesores, los que además son presionados al interior de las salas por supervisores que no permiten desarrollar las clases en los liceos municipales: “Ojalá que presionemos a los candidatos para que tomen los problemas que tiene este país”.

Mientras el tema contingente fue la educación pública, la exigencia de fondo fue la creación de una Asamblea Constituyente, que permita legitimar la institucionalidad democrática y superar la actual crisis de representatividad de la clase política.

La marcha por la Alameda confluyó desde tres puntos de la capital hacia la Plaza de Los Héroes, en la intersección con la Autopista Central. En ese punto, se dispuso la instalación de un escenario para el acto político y cultural, donde se relevaron tres temas centrales: El fortalecimiento de la educación, la nacionalización de los recursos naturales y la creación de una Asamblea Constituyente.