Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de junio de 2022

Escritorio

Dirigentes latinoamericanos advierten peligroso avance de mega proyectos extractivos

Diversos dirigentes sociales de América Latina denuncian que las comunidades indígenas de Venezuela, Brasil y Bolivia enfrentan severos conflictos con los Gobiernos de Nicolás Maduro, Dilma Rousseff y Evo Morales, respectivamente, por la presión para extraer recursos naturales y modernizar a poblaciones indígenas.

Helmuth Huerta

  Jueves 27 de junio 2013 20:28 hrs. 
bolivia carretera

Representantes sociales e indígenas de América Latina se han convocado en el Seminario Internacional Sobre Integración Latinoamericana Desde Abajo, que la carrera de Geografía de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano realiza para diagnosticar el panorama regional del modelo extractivista, particularmente el conflicto entre transnacionales mineras, eléctricas y comunidades locales.

Desde Bolivia, el vocero de la Federación de Trabajadores Fabriles de Cochabamba, Óscar Oliveira, dice que su país está cruzado por el proyecto de una mega-carretera que el Gobierno de Evo Morales lleva adelante para unir al interior de Brasil, con Bolivia y Perú, para sacar recursos naturales a través de puertos del pacífico.

“Hay que ser muy claro, el movimiento ha sido cooptado por el gobierno de Morales. Esa agenda ha sido olvidada y más bien se ha dispuesto a los intereses de grandes transnacionales que están utilizando el agua, particularmente la industria extractiva en petróleo y minería. Las empresas públicas no están funcionando como deberían hacerlo, no hay ningún tipo de apoyo institucional estatal para que estas empresas puedan dejar de ser ineficientes. Pero al mismo tiempo hay una dura resistencia de las comunidades en las zonas peri urbanas de las ciudades que están reponiendo esta agenda que, reitero, fue olvidada”, expuso.

Desde Brasil, líder del Conselho Nacional dos Seringueiros, Osmarino Amancio Rodríguez (que representa a organizaciones de la Amazonía), dijo que el Gobierno de Dilma Rousseff está privilegiando la expansión de la mega-minería y la industria eléctrica de transnacionales, lo que perturba formas tradicionales de vida. Esto, según Rodríguez, dibuja un escenario “muy complicado, porque hoy las grandes hidroeléctricas en la Amazonía y las carreteras están cometiendo un gran crimen con el agua y con la biodiversidad, porque una carretera cuando se ha construido acaba con muchos lagos y muchas personas sufren con eso, porque viven de la pesca o de la caza”.

Desde Venezuela, el vocero de la Organización Intercultural Autónoma Wainjirawa, José Quinteros, dice que el Gobierno Bolivariano de Hugo Chávez dio reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas, lo que fue un gran paso. Sin embargo, aún deben luchar contra la imposición de proyectos extractivos que no atienden a sus formas de concebir a la naturaleza.

“Hay una visión general latinoamericana de que los pueblos indígenas en Venezuela estamos muy bien atendidos por el gobierno de la revolución y resulta que no es tan verdad. No negamos, y quiero ser enfático en esto, ciertamente en el momento en que se produce el cambio de gobierno, de lo que se llamó la cuarta República al nuevo periodo Bolivariano, obtuvimos reconocimientos constitucionales que para nosotros eran importantes. Sin embargo, la lucha no ha terminado y ahora estamos peleando precisamente con quienes nos ofrecieron ese reconocimiento”, explicó.

Los representantes sociales e indígenas de Bolivia, Brasil y Venezuela llaman a las comunidades locales de Chile a no dejarse engañar por la clase política. “Mientras los partidos de derecha son productivistas desde el mercado, los partidos de izquierda son productivistas desde el Estado. Pero ninguno de los dos sectores propone otras alternativas sustentables de desarrollo económico”, señalaron.