Diario y Radio U Chile

Año XII, 13 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Agrupaciones refutan petición humanitaria para condenados por violación a DDHH

Molestia causó en organizaciones de Derechos Humanos las declaraciones del comandante en jefe del Ejército, Juan Fuente-Alba, quien solicitó un trato “más humanitario” para los uniformados que cumplen condenas por los crímenes cometidos durante la dictadura cívico-militar.

Narayán Vila

  Domingo 14 de julio 2013 18:51 hrs. 





La máxima autoridad del Ejército señaló que, como institución, “apena la situación por la cual atraviesan algunas personas que hoy tienen avanzada edad o situaciones médicas complejas, uno podría darle una mirada en términos humanitarios, ya que viven, tanto en lo personal como en lo familiar, situaciones muy complicadas”.

Hervi Lara, miembro del equipo ejecutivo de la Comisión Ética contra la Tortura, calificó estas declaraciones como “un nuevo gesto de cinismo de parte de los militares”, a quienes acusó de “mentir y negar las violaciones a los Derechos Humanos”.

Agregó que, antes de pensar en beneficios carcelarios para los victimarios, “hay que hacer justicia”: “Tienen que ser juzgados todos los criminales, cómplices, los que supieron crímenes y callaron, y los que se enriquecieron bajo la represión en dictadura. Si no hay justicia, seguimos en la impunidad, y eso me parece inaceptable”.

Hervi Lara aseguró que la afirmación de Fuente-Alba es una petición para los candidatos presidenciales, para que impulsen medidas a favor de los uniformados procesados por crímenes de lesa humanidad.

En la misma línea se manifestó Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFED), quien indicó que las palabras del comandante en jefe del Ejército “violentan y ofenden la memoria de las víctimas, de sus familiares y de la sociedad en su conjunto”.

La dirigente señaló que “no hubo razón humanitaria cuando se asesinó jóvenes y niños, como Claudia Valenzuela, que la mataron junto a sus padres, teniendo seis años. Hay familias que viven el drama de la impunidad, un daño moral que todos los gobiernos jamás han tenido la preocupación de hacer justicia y reparar a las víctimas”.

Alicia Lira solicitó al Gobierno dar de baja a Fuente-Alba, a quien acusó de “intentar mantener la impunidad antes de colgar su uniforme”.