Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Obras compuestas por las chilenas aristocráticas del siglo XIX se “estrenan” en concierto

"La mujer del 1850 en manos del siglo XXI" se llama el concierto que se realizará este lunes 22 en la Biblioteca Nacional, en el que se presentarán casi 20 piezas creadas solo por mujeres. Una investigación permitió hallar decenas de partituras de la época que habían permanecido prácticamente ocultas hasta ahora.

Rodrigo Alarcón L.

  Martes 16 de julio 2013 10:31 hrs. 





Josefina Filomeno, hija del músico limeño José María Filomeno, que fue violinista de la Catedral de Santiago por casi 20 años hasta 1844. Cristina Soro, hermana del reconocido compositor chileno Enrique Soro. Adelaida Guzmán, hermana de Federico Guzmán, considerado el gran pianista chileno del siglo XIX. Delfina Santa Cruz, esposa del presidente Aníbal Pinto y quien firmaba con el seudónimo Delfina Pérez.

Estas son algunas de las autoras de 18 piezas que podrán escucharse este lunes 22 en el concierto La mujer del 1850 en manos del siglo XXI, donde la pianista Kenya Godoy interpretará una serie de piezas encontradas por la musicóloga Fernanda Vera.

En el marco de un trabajo que se ha extendido por tres años, la investigadora halló más de 80 partituras en el Archivo Central Andrés Bello de la Universidad de Chile, la Biblioteca Patrimonial de la Recoleta Dominica y el Fondo Musical del Seminario Pontificio Mayor de Santiago. Entre ellas, seleccionó las que solo eran para piano para la presentación de este lunes, aunque la idea es poder grabarlas y que estén a disposición como repertorio para estudiantes e intérpretes.

Fernanda Vera explicó que los archivos contienen piezas creadas entre 1830 y 1915 y cuyas partituras fueron publicadas por casas editoras, pero solo se conocieron en círculos reducidos. Luego, pasaron casi al olvido.

Según señaló, sus autoras son “principalmente mujeres de la alta sociedad chilena, de un círculo social cerrado, mujeres de elite que tuvieron una educación muy diferente del resto de las mujeres de su época. Eran mujeres muy elegantes y finas que presidían salones aristocráticos. En el marco de ese salón, la dueña de la casa tenía que interpretar piezas para atraer a la concurrencia y para que encontraran que su salón era el más elegante y a la moda. En ese contexto se forman estas mujeres, por lo tanto, además de pianistas son cantantes e intérpretes. Tienen una acabada formación musical”.

Kenya Godoy, académica de Universidad de Chile, será la encargada de tocar las composiciones, que ha preparado desde inicios de este año. Según afirmó, se trata de piezas que tienen un alto nivel de exigencia técnica para el intérprete: “Muchas de ellas están poniéndose a la moda con la música europea de entonces. Liszt estaba muy vigente y en el oído de las personas, entonces muchas de estas obras tienen parte de esa moda del momento y mucho virtuosismo y saltos en las dos manos. Terminan siendo difíciles quizás no tanto por la parte armónica como por la técnica, que complica mucho con tanto salto y arpegio. Las personas se van a dar cuenta lo complejo que es cuando hay ese tipo de cosas en ambas manos”.

Kenya Godoy, ex profesora de piano de la musicóloga Fernanda Vera, consideró además que presentar por primera vez estas piezas “es un gran honor y también una gran responsabilidad. Quiero hacerlo lo más fiel posible a lo que está escrito. Los conciertos en vivo siempre son una sorpresa, hay días en que uno está mejor que otros y la tensión cambia las cosas de repente, pero para mí es una emoción, de todas maneras, ver la preocupación de la mujer de aquella época para dejar lo que es capaz de hacer, en este caso, la música, que no deja de ser compleja. Para mí ha sido toda una novedad, una gran responsabilidad y estoy muy contenta, porque igual es un desafío”.

El concierto La mujer del 1850 en manos del siglo XXI se realizará a las 19 horas de este lunes 22 de julio en la Sala América de la Biblioteca Nacional. La presentación forma parte de la temporada del Departamento de Música y Sonología de la Universidad de Chile y la entrada es liberada.