Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Los partidarios de Mursi buscan una demostración de fuerza

Los partidarios de Mursi convocaron una gran marcha para este 30 de julio con el fin de exigir el regreso del presidente depuesto por el ejército a principios de mes. Las recientes matanzas de manifestantes islamistas en choques con el ejército crean una situación muy embarazosa para los anti-Mursi.

RFI

  Lunes 29 de julio 2013 10:21 hrs. 
egipto 7

La coalición de grupos islamistas favorables al depuesto presidente Mursi que ha convocado la marcha espera reunir este martes un millón de personas. La coalición, cuyos miembros se autodenominan “los mártires del golpe de Estado”, piden el regreso de su líder y rechazan la autoridad del nuevo hombre fuerte del país, el jefe del ejército, el general Abdel Fatah al Sissi.

Miles de partidarios de Mursi acampan en los alrededores de la mezquita Rabaa al Adawiya, en el nordeste de El Cairo, desde hace casi un mes. Han levantado barricadas improvisadas y siguen ignorando la amenaza de las autoridades de que el campamento va a ser desmantelado por la fuerza “muy pronto”.

La violencia, sin embargo, no parece disuadirlos. El sábado pasado, al menos 72 manifestantes pro-Mursi murieron en enfrentamientos con el ejército en El Cairo. Un baño de sangre ante el cual las autoridades se han limitado a incriminar un “contexto de terrorismo” durante los disturbios. Una posición que mina la legitimidad de las autoridades y no va a contribuir al apaciguamiento entre los dos bandos.

Karim Ennarah, militante de la Iniciativa Egipcia por los derechos personales, una ONG de defensa de los derechos humanos, dijo a RFI que las autoridades son totalmente responsables de la masacre ya que reaccionaron “de una manera excesivamente violenta”.

Ennarah admite que “quizá hubo provocaciones (de parte de los manifestantes pro-Mursi) y según varios testimonios algunos manifestantes estaban armados pero nada justifica la violencia. 80 muertos (72, según los últimos informes) en algunas horas no es una respuesta desproporcionada: ¡es una masacre!”.

Tales actos de violencia colocan en una situación muy embarazosa a la coalición anti-Mursi. Algunos de sus voceros han criticado el papel que ha desempeñado el ejército en la matanza. Interrogado por RFI, Ahmad Wahdan, uno de los fundadores del opositor partido de Mohammed el Baradei, condenó de manera tajante la brutalidad de la represión contra los militantes islamistas.

“El Estado tiene el derecho de enfrentar el terrorismo pero tiene que hacerlo respetando la ley, los derechos humanos y la Constitución. Si no nos comportamos así, entonces seremos igual que el régimen de Mubarak, igual que el régimen de Mursi”, comentó Wahdan.

A pesar de estas reservas, los militantes anti-Mursi siguen apoyando en su gran mayoría al ejército egipcio y al general Sisi. Pero algunas asociaciones denuncian la deriva autoritaria del nuevo régimen. Entre otras, el Movimiento 6 de Abril, que nació durante la revolución contra Mubarak.

“Lo que el general Sissi hizo al decir que quería luchar contra el terrorismo fue tratar de encontrar un pretexto para amordazar toda oposición. No solamente la de los Hermanos musulmanes, sino también la de todos aquellos opositores que quieran cuestionarlo”, dijo a RFI su portavoz, Chérif Arhoubi

Después del derrocamiento de Mursi, los militares establecieron un presidente civil de transición, Adli Mansur, y una hoja de ruta política que prevé la revisión de la Constitución y la celebración de elecciones legislativas a principios de 2014 y, a continuación, presidenciales. Una delegación de la Unión Africana llegó a El Cairo, donde permanecerá hasta el 5 de agosto para informarse sobre la situación en el país.