Diario y Radio U Chile

Año XII, 31 de marzo de 2020

Escritorio MENÚ

Descubren importantes restos arqueológicos en dependencias de la Universidad de Chile

La excavación por la construcción de la estación de metro "Hospitales", en las inmediaciones de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, develó un importante hallazgo arqueológico del periodo colonial. La comunidad universitaria ha manifestado su voluntad de conservar este patrimonio sin obstruir la construcción de la estación, por lo que se encuentra en conversaciones con representantes del Metro de Santiago y el Consejo de Monumentos Nacionales.

Oriana Miranda

  Miércoles 7 de agosto 2013 22:31 hrs. 





Un importante hallazgo arqueológico se realizó en la Plaza Blest de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, en el contexto de la excavación por la construcción de la estación “Hospitales” de la futura línea 3 del Metro de Santiago.

El descubrimiento consiste en una estructura compuesta por patios de huevillo, pisos de ladrillo y muros, que da cuenta de lo que sería un inmueble de grandes dimensiones que continuaría más allá del sitio excavado. Además, se han hallado vestigios de diversos elementos, como metal, loza, cerámica, vidrio e incluso fragmentos de restos óseos humanos.

Sin título

Aunque aún no se ha logrado precisar su data exacta, presumiblemente se trata de un espacio de uso público correspondiente al periodo colonial anterior a la fecha de fundación de la primera Facultad, en 1889.

La antropóloga y Vicerrectora de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile, Sonia Montecino, destaca la importancia del hallazgo, ya que “normalmente se considera como resto arqueológico aquello que tiene que ver con los periodos pre hispánicos, pero no restos arqueológicos históricos, porque acá estamos frente a lo que se llama una arqueología histórica”.

“Entonces, lo que se está haciendo es determinar bien qué es lo que es eso y sin duda la idea que hay detrás es poder hacer un museo in situ, buscar la manera de rescatar lo máximo posible lo que está ahí para producir como Universidad, y bueno, obviamente el Metro tendrá que estar de acuerdo con estas cosas, un modelo de intervención cuando se producen estas excavaciones y una forma de no arrasar con el patrimonio”, explica.

La académica agrega que son múltiples las ideas sobre qué hacer sobre el perímetro arqueológico, que podría consistir en un importante material de estudio para múltiples disciplinas impartidas en la Universidad.

“Está antropología, historia, arqueología, pero también arquitectura e ingeniería. Cuando uno analiza un resto arqueológico histórico, como es este caso, confluyen todas las disciplinas. Entonces, es un mecanismo de investigación muy importante si logramos conservarlo, también de apertura hacia la ciudadanía de la entrega de una información histórica que no posee y sobre todo en un barrio bastante poco considerado, lo que podría significar una enorme riqueza cultural para la zona y, por supuesto, para la Universidad”, detalla. 

En ese sentido, el académico de la Facultad de Medicina y miembro del Senado Universitario, Jonás Chnaiderman, enfatiza en la condición pública y estatal de la Universidad de Chile, lo que la convertiría en “el lugar por excelencia donde se piensa la historia del país y donde se hace la reflexión de la historia para poder proyectarla a futuro”.

“Todos los que creemos en esta función insustituible de la universidad pública creemos que somos los llamados a provocar la atención sobre estos hallazgos, para que el país no pierda su memoria. La función del patrimonio es poder recordarnos y recordar a las generaciones futuras cómo fue nuestra historia, para poder eventualmente sacar conclusiones con miras al futuro”, añade. 

Este jueves, el Consejo de la Facultad de Medicina decidirá una postura única respecto de las posibilidades que existen para intentar conservar y aprovechar este descubrimiento arqueológico.

No obstante, la presidenta de la Asociación de Académicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Inés Pepper, aclara que tampoco se pretende obstaculizar la construcción de la estación de metro, que beneficiaría a miles de personas, entre ellos estudiantes, profesores y funcionarios.

“Uno tiene que ser también respetuoso de lo que desea la ciudadanía, que es tener un metro y poder movilizarse con mayor facilidad. Hay que tener mucho cuidado en tener ambas cosas presentes, por un lado tratar de mantener lo menos alterado posible el sitio arqueológico y por otro dar la posibilidad de que el metro se construya”, afirma.

En este tema coincide Jonás Chnaiderman, expresando que “siendo para nosotros un tema fundamental el preservar el patrimonio, al mismo tiempo tenemos que entrar a este equilibrio de lograr que la estación de metro sea una realidad. Para la institución de todas maneras es muy importante que la estación de esté aquí, que en ningún caso quede la idea de que la Universidad de Chile se va a oponer a que la construcción ocurra. Lo que nosotros queremos es que se logre conciliar la construcción del metro con la preservación del patrimonio”.

El deseo de la comunidad académica es que la Universidad de Chile cumpla un rol importante en la toma de decisiones sobre el destino de este hallazgo patrimonial, uno de los tantos que las excavaciones de Metro de Santiago han develado en las dependencias de la Universidad.

Esto, debido a que una bóveda con importante material arqueológico ya fue destruida en el marco de las excavaciones de Metro en la Casa Central de la Universidad de Chile, razón por la cual el plantel universitario, la empresa Metro y el Consejo de Monumentos Nacionales estaría tomando todos los resguardos para que esta situación no se repita.