Diario y Radio U Chile

Escritorio

Numerosos muertos en la toma de las plazas ocupadas por los pro-Mursi

La situación sigue siendo confusa este 14 de agosto sobre la operación para desalojar a los partidarios del derrocado presidente Mursi que habían ocupado dos plazas en El Cairo. El número de muertos en la operación oscila entre 124 y más de 600, según distintas fuentes. Las autoridades han reportado siete muertos.

RFI

  Miércoles 14 de agosto 2013 10:14 hrs. 
EGYPT-POLITICS-MORSI-DEMO

Las informaciones sobre la operación que lanzaron este miércoles las fuerzas del orden en El Cairo, en las plazas Al Nahda y Rabaa al Adawiya, son este mediodía confusas. El corresponsal de RFI en esa ciudad afirma que hay mucho humo, tanto de los gases lacrimógenos como de las llantas que han sido quemadas, y que una de las dos plazas, la más pequeña, Al Nahda, en el barrio Gizeh, está bajo el control de las autoridades.

Sobre el número de muertos, en cambio, no existe un balance oficial y las fuentes varían entre 124 muertos, según un periodista de la AFP, a varios centenares, según los Hermanos Musulmanes, la cofradía musulmana que apoya a los manifestantes anti-Mursi que venía protestando desde hace un mes y medio.

Al menos 124 partidarios del presidente islamista egipcio derrocado Mohamed Morsi murieron el miércoles en una de las dos plazas evacuadas por las fuerzas de seguridad en El Cairo, según un recuento de la AFP en tres morgues improvisadas en el campamento de Rabaa al Adawiya.

Entre las víctimas no habría mujeres ni niños. Los médicos presentes en uno de los  hospitales de campaña con el piso cubierto de sangre se veían desbordados y abandonaban los casos más desesperados para ocuparse de los heridos con más posibilidades de sobrevivir.

Los Hermanos Musulmanes, el movimiento de Mursi, afirmaron que el número de muertos superaba los 600, aunque esa información no pudo confirmarse de fuente independiente. Su portavoz denunció en un tuit que la operación “es una sangrienta tentativa de aplastar todas las voces de la oposición al golpe militar”.

El balance de las autoridades se limitaba a siete muertos, dos de ellos de las fuerzas de seguridad. Estas rodearon el campamento a primeras horas de la mañana y lanzaron gases lacrimógenos al tiempo que avanzaban hacia los manifestantes que ignoraron los ultimátum de las últimas semanas para poner fin a sus protestas.