Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de agosto de 2022

Escritorio

Virginia Reginato rechaza solicitud de concejales de realizar auditorías externas

Concejales de Viña del Mar solicitaron auditorías externas para evaluar el real déficit del municipio, pero la alcaldesa Virginia Reginato descartó la posibilidad, asegurando que Contraloría regional ya realizó este trámite.

Paula Campos

  Sábado 24 de agosto 2013 14:10 hrs. 
reginato

Compartir en

Auditorías externas solicitan algunos concejales de Viña del Mar quienes piden a la alcaldesa Virginia Reginato que se hagan fiscalizaciones para determinar el déficit que tiene el municipio.

La alcaldesa desde el comienzo fue clara y descartó la posibilidad de una auditoría nueva, pues la municipalidad ya se ha sometido a nueve procesos fiscalizadores por parte de la Contraloría Regional, en los que se han determinado algunos errores, muy fáciles de subsanar a juicio de la edil, por lo que se está pidiendo a la Contraloría una reconsideración para aclarar todos estos temas.

“No me parece, creo que no es necesario porque nosotros tenemos todos los antecedentes a la vista” dijo la alcaldesa.

Recordemos que la Contraloría Regional estableció en dos informes que el municipio debería reintegrar fondos al Ministerio de Educación, formula algunos reparos en cuanto a actividades y almuerzos y también pide ordenar el uso de los vehículos municipales y su combustible, entre otras apreciaciones.

En cuanto a la denuncia, los concejales Víctor Andaur (PC) y Tomás de Rementería (PPD) sostienen que el déficit acumulado entre lo que se reconoce más la deuda de arrastre por traspaso a la Corporación Municipal de Viña del Mar (CMVM) asciende a los 18 mil millones, cifra muy superior a los casi 6 mil declarados por la autoridad local.

Jaime Varas, concejal viñamarino, advierte que las cifras planteadas por sus dos colegas no tienen ningún asidero y que toda esta polémica respondería a dividendos políticos. Respecto de la auditoría externa, Varas aseguró que no existen los votos para efectuarla, ya que “no están los votos, la han propuesto sólo dos concejales, se ha cumplido con las medidas de transparencia y Contraloría se ha pronunciado. Esta clara la razón porque se produce el déficit, y obviamente estamos tomando las medidas para salvaguardar el casino”.

Tomás de Rementería, asegura que el déficit es mucho más que el declarado y que toda esta cantidad de dineros perdidos tiene que ver con aparatología política: “Las cuentas no son claras, y entre la Corporación y el municipio hay reconocidos seis mil millones de déficit, pero según cuentas que tengo en mi poder, hay un déficit de 18 mil millones, por una zona oscura entre ambas instituciones”.

En cuanto a la auditoría que solicitan, Rementería aclara que desde hace cuatro años están pidiendo transparentar los procesos de la administración. “Quien nada hace… nada teme” asegura el concejal, insistiendo que esperan un pronunciamiento de la Contraloría General en la materia y no de los procesos puntuales llevados a cabo por la entidad fiscalizadora regional.

En cuanto a los dineros recibidos desde el casino de la ciudad, en el municipio reconocen que éstos han disminuido considerablemente debido a la ley de tabaco: ha bajado la gente que viene a jugar, señaló Jaime Varas explicando así la menor cantidad de ingresos recibidos por el municipio.

El tema del casino y los ingresos que el municipio recibe por este concepto no son sólo un tema de discusión a partir de la entrada en vigencia de la ley de tabaco. La posibilidad de que los casinos municipales acaben su concesión en 2015 tiene preocupados a siete municipios en el país, entre ellos a Viña del Mar, donde su alcaldesa ha liderado movimientos ciudadanos para salvar la inyección de estos recursos.

De no mediar esta modificación legal, según lo establecido en la nueva Ley de Casinos que entrará en vigencia el 31 de diciembre del año 2015, el casino de Viña del Mar y de otras seis comunas finalizará su concesión municipal, por ende también los recursos que generan, que se estiman en el caso de Viña del Mar, en un -40% de su presupuesto anual.

Síguenos en