Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 17 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Aumento en número de morosos abre debate sobre “ley de quiebras”

Un estudio registró un notable aumento en los nuevos morosos, pero también en las personas de deudas impagas que habían recibido el beneficio de la Ley Dicom, que eliminó los registros de éstas deudas. Más allá del análisis que se pueda hacer por los distintos factores como género, edad o geografía, los datos constituyen un llamado de atención sobre el funcionamiento del mercado crediticio.

Héctor Areyuna S.

  Miércoles 28 de agosto 2013 18:58 hrs. 
dicom


En un 105% han aumentado los nuevos morosos entre junio de 2012 y junio de 2013, pasando de un poco más de 480 mil a casi 990 mil deudores impagos, una tasa que incluso supera al crecimiento de los “reingresados”.

Éstos últimos son los beneficiados por la ley 20.575, el “gran perdonazo” que a fines del 2011 eliminó los registros de cerca de tres millones de deudores. Sin embargo, estos reingresan a los registros de morosidad en una tasa de 24%, es decir, uno de cada cuatro perdonados.

En la Universidad San Sebastián el análisis dirigido por el decano de Economía y ex ministro del ramo, Hugo Lavados, diversificó en varios factores, como por región, donde se observa que Antofagasta mantiene la mayor mora promedio y Atacama posee la mayor tasa de reingreso.

Lavados explicó que se revelan conductas de pago muy diferenciadas por género: “La deuda impaga promedio en las mujeres es alrededor de la mitad que en los hombres, entonces los promedios aquí esconden una gran diferencia, pero junto a ello, ya en el análisis que hemos hecho, lo que nos está mostrando es que las mujeres no son mejores pagadoras que los hombres y están teniendo morosidades prácticamente iguales, incluso en algunos tramos de edad por encima de la morosidad de los hombres”.

El economista y académico agregó que todos estos datos están dando cuenta de las consecuencias del “gran perdonazo” en el mercado crediticio.

En este sentido, el profesor universitario explicó que “se dijo desde el comienzo que lo más probable era que no tuviera un gran efecto y que al final nos íbamos a encontrar con un número importante de personas que tenga deudas mayores que antes y que eso podría perjudicar al resto porque las tasas de interés podrían subir o lo que está pasando ahora, que los créditos están siendo más difíciles de obtener, precisamente por este efecto, porque muchos de los que se borraron están volviendo, entonces naturalmente las instituciones de crédito empiezan a aplicar filtros y sus métodos para dar créditos, más duros en definitiva”.

Lavados reconoce que en general los créditos han elevado sus montos, lo que finalmente impulsa el crecimiento de la deuda impaga.

A esto se suma las expectativas de crecimiento económico, lo que configura una sensación de bonanza económica que impulsa el consumo, pero no asegura la cancelación de la deuda.

Para Hernán Calderón, de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), esto llama a que debe implementarse una ley de quiebra de las personas más que una “Ley Dicom”.

En esa línea, el estudioso de temas ligados al consumidor chileno indicó que “Esto nos está demostrando que este sistema que tenemos, donde las regulaciones son tremendamente débiles, donde puede haber infinitas posibilidades de cobrar diferentes productos que ni siquiera los consumidores lo piden, ha hecho de que se transformen en más deudas. Yo comparto los estudios que hay en cuanto a que esto hay que ponerle atención. No necesitamos una Ley Dicom, se necesita una Ley de Quiebra de las Personas”.

Calderón agregó que hoy en día no existe regulación al alza de las comisiones por parte de los prestadores de créditos, que no reciben cuestionamientos y caen en un “abuso mayor en cuanto al costo del crédito”, lo que finalmente hace cada vez más difícil pagar.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.