Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 10 de agosto de 2022

Escritorio

Rechazo transversal a “Ley Monsanto” obliga al Gobierno a retroceder

El Gobierno retiró la urgencia que había puesto al proyecto de ley de obtentores vegetales, conocido como “Ley Monsanto”. Esto después de que una serie de organizaciones ciudadanas manifestaran su rechazo a la iniciativa, que además, cuenta con el rechazo de la población indígena ante la falta de la debida Consulta.

Paula Correa A.

  Jueves 29 de agosto 2013 19:03 hrs. 
rechazo monsanto

Compartir en

Este jueves organizaciones ciudadanas junto a las senadoras DC Ximena Rincón y Soledad Alvear manifestaron su rechazo al proyecto que busca regular los derechos de propiedad obtenciones vegetales y solicitaron al Ejecutivo que retire la iniciativa antes de que esta sea votada en la Cámara Alta.

Recordemos que este martes 27 de agosto el Ejecutivo le puso urgencia a la iniciativa, que subió del puesto 21 de la tabla para ser votada este miércoles 28 en la Comisión de Agricultura del Senado. Sin embargo, las autoridades desistieron con el pasar de las horas y que las organizaciones atribuyeron al descontento expresado por la ciudadanía en diversas marchas que se han desarrollado estos últimos días, tal como indicó Iván Santandreu de Chile Sin Transgénicos.

En este sentido, el dirigente de Chile Sin Transgénicos señaló que “claramente es un tropiezo para el Gobierno y es un logro ciudadano porque los senadores se fueron sumando en contra de esta ley, fueron entendiendo y comprendiendo que esto era negativo. A la hora de sumar y restar se dieron cuenta que probablemente esto se iba a rechazar, de manera que prefirieron sacarle la urgencia y lo dejaron como un proyecto más. Con la cantidad de proyectos que hay para que sea visto de nuevo, es una posibilidad remota, salvo que le coloquen urgencia”.

Los productores y unidades de investigación dedicadas al mejoramiento genético han sostenido que las organizaciones no están bien informadas cuando señalan que el proyecto privatiza las semillas y restringe su acceso a los pequeños agricultores, indicando que aquí, lo que se busca hacer es reconocer a los creadores de variedades vegetales y regularizar sus derechos.

Sobre esto se refirió María Elena Rozas coordinadora de la Red de Acción de Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (Rapal): “Lo que pasa es que le da propiedad intelectual que viene siendo lo mismo, es decir, son problemas de lenguaje, pero en la práctica es eso lo que ocurre. La semilla tiene dueño y hay que pagar una patente por esa semilla, independiente el nombre que se le ponga, eso es en la práctica. Aquí hay intereses creados y así como se privatizó el agua, se pretende privatizar la semilla, es tan simple como eso. Un proceso de control a nivel internacional sobre los recursos de los países”.

Pero no sólo organizaciones sociales y ambientales se enfrentan a la iniciativa. Diversas comunidades mapuche presentaron un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valparaíso indicando que aquí no se ha realizado la consulta que establece el Convenio 169 de la OIT, y que, el aprobar el texto sería un hecho inconstitucional. Esto ha sido una de las preocupaciones de Chile Sustentable, tal como indicó la especialista María Isabel Manzur.

Por esto, la ecologista de Chile Sustentable explicó que “nosotros adherimos al Convenio 169 de la OIT y eso significa que proyectos de ley, iniciativas legislativas, que puedan impactar de alguna manera a los pueblos originarios de este país, tienen que ser consultadas, por lo tanto, este mecanismo debería ser siempre. Es muy importante que se consulte la opinión, que se les informe del proyecto y luego se les consulte la opinión”.

Cabe recordar que esta ley habilita el convenio UPOV-91, el que Chile se comprometió a firmar a través de su Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos.

La ambientalista recordó que el UPOV 91 reemplaza al acta UPOV 78 que está vigente en nuestro país y que no da los mismos resguardos a los grandes productores, es decir, no entrega derechos a empresas como Syngenta, Bayer o Monsanto. Además, recordó que esta ley es complementaria a la que habilita el cultivo y uso de Transgénicos en nuestro país y que crean todo un sustento para esta industria.

Síguenos en