Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

A 27 años de su asesinato, periodistas y familiares homenajean a Pepe Carrasco

José Carrasco Tapia se desempeñaba como editor internacional de la revista Análisis hasta el 8 de septiembre de 1986, cuando fue sacado de su casa por agentes de la CNI y acribillado al costado del Cementerio Parque del Recuerdo. Periodistas y familiares aun homenajean su recuerdo, el de la lucha incansable por la libertad de expresión y los derechos humanos.

Héctor Areyuna y Oriana Miranda

  Domingo 8 de septiembre 2013 14:48 hrs. 
Pepe Carrasco (2)



Habían pasado solo horas del fallido atentado contra el dictador Augusto Pinochet. A las 5 de la mañana del 8 de septiembre de 1986, agentes de la CNI irrumpieron en la casa de José Carrasco Tapia, militante del MIR, periodista, editor internacional de la revista Análisis y padre de dos hijos. Lo sacaron de su casa a medio vestir, sin dejar que se pusiera los zapatos. “No los va a necesitar”, espetó uno de los asesinos, sembrando el pánico y las dudas que, con el correr de los minutos, se transformarían en una agónica certeza.

Durante la mañana, su cuerpo fue encontrado al costado sur del Cementerio Parque del Recuerdo en Américo Vespucio, con doce balas en su cabeza que acabaron con su vida, más no con su recuerdo.

44288_1521221825573_1085372988_31486435_2140383_n (1)

A 27 años de su cobarde asesinato, por el que fueron procesados Álvaro Corbalán Castilla, Iván Quiroz Ruiz, Jorge Vargas Bories y Guillermo Fachinetti López como autores de secuestro y homicidio, sus compañeros, colegas y familiares le rindieron un multitudinario homenaje.

“Destrozaron nuestras vidas, nuestros sueños, nuestro proyecto”. Con esas palabras, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos recuerda la noche del secuestro de Pepe Carrasco, la misma en la que su pareja, Felipe Rivera, fue asesinado. Cuatro hombres cayeron ese fatídico 8 de septiembre de 1986, en venganza por los escoltas de Pinochet que fueron alcanzados por la emboscada del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. A los nombres de José Carrasco y Felipe Rivera se suman el profesor Gastón Vidaurrázaga y el publicista Abraham Muskablit.

“En la dictadura pasaron cosas muy fuertes, pero la más impactante desde el punto de vista profesional fue la muerte de Pepe, porque era alguien con quien compartíamos el trabajo, a quien conocíamos bien porque era muy cercano para la gente de la prensa. Era también un tipo muy especial, que no pasaba inadvertido. Era muy bueno para la talla, muy simpático. Que tú sepas que de la noche a la mañana alguien que trabaja contigo, en el mismo proyecto periodístico de transparentar la información, es sacado de su casa y acribillado… fue un impacto muy grande”, rememora Cristian Galaz, quien como muchos otros periodistas se vio sacudido por la noticia de la muerte de Pepe.

Estas características de José Carrasco, o Pepone, para los amigos, son recogidas en el libro Asesinato de un periodista, de María José Luque y Patricia Collyer. Un buen padre, un buen compañero para Silvia, su viuda. Un excelente periodista. Un hombre que, pese a las constantes amenazas que se acumulaban en su contra, no dudó en trabajar arduamente en pos de la verdad, los derechos humanos y la libertad de expresión. Hasta el día de su muerte.

mig944

“Estamos recordando la forma atroz en que asesinaron a un hombre, que no pudieron quebrarlo, que no pudieron vejarlo y tampoco matarlo. Porque, como verás, acá estamos recordando su vida, su legado, estamos reivindicando su lucha como militante del MIR y también homenajeándolo por lo que hizo por este país. Y esos sentimientos son los que nos dan fuerza a nosotros, como familiares, como dirigentes, a no permitir la impunidad total en Chile y que jamás se vuelvan a repetir estos hechos”, afirma Alicia Lira.

“José Carrasco Tapia es un héroe de la paz, que asesinaron físicamente en este murallón y que ahora vive entre nosotros como un símbolo de la libertad de expresión y el derecho a la información, pilares fundamentales de la democracia”, expresa Sergio Campos, Premio Nacional de Periodismo 2012.

“José no solo fue un hombre valiente. Él junto a otros muchos profesionales, los cuales hoy están entre nosotros en este lugar, entregaron su aporte a la lucha de las organizaciones populares y sindicales”, manifiesta Iván Gutiérrez, presidente del Colegio Regional Metropolitano de Periodistas de Chile.

Y así, cada uno de los periodistas que combatieron a la dictadura, cada una de las personas que compartió junto a Pepone hoy es testigo de su lucha, la que lo mantiene vivo y más presente que nunca, a 40 años del golpe militar.