Diario y Radio U Chile

Año XII, 27 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Piden urgencia a proyecto que descontará sueldo de diputados por ausencias

Un fuerte cuestionamiento a la labor parlamentaria surge luego del receso que toman los diputados en período electoral. En ello, la semana distrital juega un rol primordial, ya que más allá de “conocer la realidad de sus electores”, el uso va hacia campañas políticas. Además de interrumpir la agenda legislativa, los expertos cuestionan la desigualdad con nuevos candidatos al Parlamento.

Juan San Cristóbal

  Jueves 3 de octubre 2013 19:54 hrs. 
congreso



Una amplia reacción ciudadana surgió posterior a Fiestas Patrias, a propósito del feriado extendido que fijó la Cámara de Diputados, sumando la semana distrital para retomar las actividades en el Congreso recién en octubre. La última semana de este mes y la segunda semana de noviembre también están designadas para que los diputados visiten sus distritos, pero su uso destinado a campañas políticas para su reelección está en la mira de los electores y analistas.

A esto se suma el episodio vivido esta semana en el Congreso, que obligó a postergar la solicitud para interpelar al ministro de Salud, Jaime Mañalich, debido a la ausencia de los parlamentarios de la Concertación.

Precisamente y por los cuestionamientos a la labor de los congresistas, la diputada Marcela Sabat pidió al Ejecutivo dar suma urgencia al proyecto que está en la comisión de Constitución, que contempla descuentos en la dieta a los diputados que se ausentan de las sesiones en Sala. La diputada RN indica que estas decisiones se toman entre cuatro paredes, y pide una discusión general para ser aprobadas.

“Estas decisiones de remplazar sesiones por otra, de no ir un mes entero al Congreso, se toman entre cuatro paredes por jefes de bancada, sin consultar a los diputados, sin que lo sepa la opinión pública. La modificación sobre esas decisiones, que se cambien sesiones y afecte la agenda legislativa, se lleven a votación en Sala”, indicó.

Este tema adquiere relevancia previo a las elecciones del 17 noviembre, con dos semanas distritales que delimitan la discusión de nuevos proyectos, con el Presupuesto 2014 como gran objetivo para los próximos días. Si bien el presidente de la Corporación, diputado Edmundo Eluchans, ha señalado que se adelantó trabajo, hoy esta discusión tiene dos semanas plazo, previo a otro período en los distritos.

Robert Funk, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, señala que hay un ciclo entre la disconformidad por estas conductas y que éstas se repitan en el tiempo, las cuales no son castigadas en el voto, que es la única herramienta fiscalizadora para los electores.

“Estamos en un círculo vicioso en que la evaluación y confianza de los chilenos a la clase política surge de este tipo de conducta, pero no existen herramientas para castigar a los parlamentarios cuando se suben la dieta, cuando postergan las sesiones o designan su tiempo para hacer campaña”, indicó.

Por su parte, Felipe Heusser, presidente de Fundación Ciudadano Inteligente, destaca que la discusión legislativa requiere un tiempo prudente en los últimos meses de este gobierno, lo cual se dificulta con la interrupción para campañas políticas.

Heusser explicó que “lo más reciente es postergar la discusión de un proyecto de ley tan importante como el Presupuesto de la Nación para hacer campaña. Los tiempos son acotados, y se ha visto cómo se ha discutido, con sesiones hasta altas horas de la noche. Hay que cuidar que no se discuta a la rápida, o que queden temas de lado por los tiempos de la discusión”.

El abogado enfatizó en el uso para campañas de recursos que el Estado le entrega a los diputados para su desempeño parlamentario, ya sea vehículos, sedes distritales y recursos humanos, lo cual perjudica a los nuevos postulantes al Parlamento, sin financiamiento estatal para homologar el desplazamiento de quienes hoy tienen un escaño en el Congreso.