Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de julio de 2022

Escritorio

Cumbre en Brasil subraya lentitud en abolición del trabajo infantil

En peligro se encuentra la meta de eliminar las peores formas de trabajo infantil con plazo el año 2016. El desafío planteado hace diez años, se ve amenazado en su cumplimiento, debido a la lenta aplicación de políticas que tienden a la disminución de los niños

Paula Campos

  Jueves 31 de octubre 2013 12:00 hrs. 
UN NIÑO INDONESIO TRABAJA EN UNA FÁBRICA DE ZAPATOS EN BOGOR

Compartir en

Entre el 8 y 10 de octubre se realizó, en Brasilia, la III Conferencia Global sobre Trabajo Infantil, cuyo documento de conclusión abordó la necesidad de erradicar el trabajo infantil doméstico, trabajo rural y el de los infantes pertenecientes a etnias, los grupos más vulnerables a juicio de los expertos.

En la jornada se analizaron cifras y diagnosticaron realidades: según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), si bien el trabajo infantil se redujo en un tercio desde 2000, aún quedan 168 millones de niños trabajando en el mundo, el 11% de la población infantil del planeta.

En el discurso inaugural, el director general de la OIT, Guy Ryder, planteo el problema como “una falla política colectiva. Tenemos que hacer las cosas mejor”.

“El mundo le debe a los niños una infancia sin explotación” declaró Dilma Rousseff en el discurso inaugural, recogido por Tele Sur: “La eliminación del trabajo infantil requiere el compromiso de todas las naciones, sólo será posible con la representación de todos los sectores: Gobierno, trabajadores, empleadores y la sociedad civil”.

En Chile las cifras no son tanto más alentadoras, según la última Encuesta Nacional Sobre Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA), elaborada por el ministerio de Desarrollo Social, 219 mil niños trabajan en nuestro país (sin considerar los 10 mil que trabajan en ocupaciones no peligrosas).

En porcentajes, un 6% trabaja en actividades domésticas, 19,2% lo hace en el mundo rural. El trabajo peligroso de alta incidencia alcanza al 5,9% de la población infantil.
http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/layout/doc/eanna/presentacion_EANNA_28junio_final.pdf

“La importancia del estudio es poder hacer una radiografía a nivel nacional de la cantidad de niños trabajadores. La invisibilización del fenómeno es un tema que se evidencia en nuestro país, donde –según las cifras- un 50% de los niños trabajadores corresponden al quintil más bajo de la población, lo que hace necesario fortalecer las instancias de empleos dignos y de calidad, para asegurar a los padres que los niños no tengan que salir a trabajar” dijo el ministro de Desarrollo Social, Bruno Baranda, en conversación con Radio Universidad de Chile.

Expertos nacionales e internacionales concuerdan en que el cambio debe sustentarse en la educación. Para Matías Reeves, CO-Fundador de Educación 2020, lo primordial es visibilizar el trabajo infantil en Chile, en lo educativo flexibilizar el sistema para que los directivos tengan independencia en comprender la realidad de cada alumno.

“Tenemos niños que desertan para irse a trabajos informales, incluso con más de 40 horas semanales. La solución para eso es el trabajo de los equipos directivos en la educación, que ellos comprendan esta situación y puedan ejecutar planes que se adapten a estos menores y que eviten la deserción del sistema escolar”, dijo Reeves.

A nivel continental es cierto que Chile tiene cifras más bajas de niños y adolescentes trabajadores. Sin embargo, no debemos olvidar que “la región es la segunda división en el tema” concluyó el investigador.

En cuanto a la definición, cabe considerar que no todas las formas de ocupación infantil son consideradas trabajo nocivo para el desarrollo de la infancia. El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico, según se define desde OIT.

Se consideran peores formas de trabajo infantil aquellas contempladas en el Artículo 3 del Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo: todas las formas de esclavitud, utilización, reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución o realización de actividades ilícitas; y el trabajo, que por su naturaleza o por las condiciones en las que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, seguridad o moralidad de los niños.

En Argentina será la IV Conferencia Global sobre Trabajo Infantil, el trasandino país, ya recibió la confirmación de la cita programada para 2017.

Síguenos en