Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Democracia Cristiana y Partido Comunista: Los dispares escenarios de los integrantes de la Nueva Mayoría

RN alertó que la DC estaría en riesgo de ser absorbida por el llamado “polo progresista” del pacto Nueva Mayoría, dado el incremento de parlamentarios del Partido Comunista. Carlos Larraín dijo que la DC es incompatible con las ideas de la izquierda, pese a lo cual acotó que los comunistas no son un riesgo como antaño, porque en la actualidad “tienen los dientes más limados”.

Helmuth Huerta

  Lunes 18 de noviembre 2013 18:29 hrs. 
nueva mayoría


El Comité Político que habitualmente se realiza los días lunes en el Palacio de La Moneda abundó en análisis de los resultados de las elecciones parlamentarias, marco en el cual el presidente de Renovación Nacional, el senador Carlos Larraín, manifestó que la Democracia Cristiana habría resultado debilitada en la elección, lo que en su opinión significa un riesgo de que sea absorbida por los partidos de la izquierda del pacto Nueva Mayoría.

Larraín advirtió que las ideas y propuestas de izquierda son ahora más influyentes en el programa de Gobierno de Michelle Bachelet, porque el Partido Demócrata Cristiano tiene menos peso al interior del pacto Nueva Mayoría. “Ignacio Walker, presidente de la DC, ha dicho en algunos seminarios que este partido funciona como contención”, dijo Larraín. “Habría que preguntar contención de qué y en qué condiciones quedó ahora el partido para cumplir esa función”, acotó el presidente de RN.

“A ellos no los ayuda, no vaya a ser que la Democracia Cristiana sea poco a poco digerida por la izquierda. Hay una palabra que es muy cargante, porque implica un juicio, el famoso “polo progresista” que es lo mismo que decir que quienes no pertenecemos a él somos un “polo retro”. O sea, nosotros queremos restablecer el uso de la peluca y esas cosas. El polo progresista excluye a la Democracia Cristiana, eso está claro. Yo sí creo que hay un sector importante de la DC de infantería, que no puede estar contenta con esto de perder dos senadores”, manifestó.

El secretario general de la DC, Víctor Maldonado, enfatizó que “hay interdependencia entre los aliados”, que “nadie está en condiciones de imponerse de manera excluyente” y que “los temas valóricos ya están zanjados en el programa de Gobierno”, razón por la cual no ve dificultades.

Durante la jornada se reunieron dirigentes del Partido Socialista y de la Democracia Cristiana para analizar el panorama político post-eleccionario y los nuevos equilibrios al interior del pacto que secunda a Michelle Bachelet. Sobre este tema, el secretario general de la DC refutó que su partido haya resultado debilitado en la elección del domingo, porque en los hechos logró más diputados y subió en la cantidad neta de votos. En tal sentido, desechó los “cantos de sirena” de Renovación Nacional.

“En la Nueva Mayoría quedó demostrado que todos nos apoyamos unos con otros. Si no hubiésemos trabajado en conjunto, no hubiésemos doblado y el PC no tendría un nuevo diputado. Y en otros casos ocurrió al revés. Como resultado de esto, la Democracia Cristiana sube de 19 diputados a 23, es la bancada más grande que hemos tenido en mucho tiempo, que aumentó su votación de 14.6 a 15.7%. Lo que lamentamos es la pérdida senatorial de Soledad Alvear”, expresó.

El Partido Comunista, por su parte, reunió a su Comisión Política para analizar el resultado de la elección, respecto de la cual lamentó que los diarios de circulación nacional hagan parecer que ganó la alianza del Gobierno, cuando, en su opinión, es el pacto Nueva Mayoría el que aumentó su preponderancia. El secretario general del PC, Juan Andrés Lagos, resaltó que su partido haya doblado la cantidad de diputados electos y haya aportado rostros nuevos a la política.

“Nuestra relación con la Democracia Cristiana es una relación de contenido, yo creo que cada uno tiene que evaluar sus resultados, nosotros no nos metemos en las evaluaciones que hacen los otros partidos, lo que hacemos es una interlocución. Hay que ver, yo no me voy a pronunciar en ese sentido, pero sí creo que hay inmejorables condiciones para trabajar muy unidos en esta fase”, agregó.

Adicionalmente, el Partido Comunista criticó que Marco Enríquez-Ominami no haya explicitado su apoyo a Michelle Bachelet para la segunda vuelta del 15 de diciembre, porque, según dijo, quedó en evidencia que el 65% del electorado está de acuerdo con la base de las ideas programáticas de la candidata.