Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Proyecto Octopus: Ambientalistas escépticos por suspensión de impacto ambiental

Los ambientalistas están convencidos de que el retiro del proyecto Octopus del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) tiene que ver con la ampliación de la iniciativa, en lo que se refiere al ducto para conectarse con la red local de distribución. Pese a que algunos sectores creen que pese a esto se rechazará el proyecto, la compañía asegura que se instalará ahora un proceso de participación ciudadana.

Héctor Areyuna

  Miércoles 20 de noviembre 2013 9:48 hrs. 





La compañía Australis Power determinó que retirará del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental el proyecto Octopus LNG, un terminal flotante de regasificación de gas natural licuado, situado en la costa del Biobío.

La iniciativa considera además una termoeléctrica en la comuna de Bulnes, y afectaría a otras comunas como Penco, Tomé, Talcahuano, Santa Juana y Pinto.

A nivel productivo, los detractores agrupados en la organización Bulnes sin Termoeléctrica, aseguran que habría impacto en la pesca artesanal y el turismo en la zona.

El vocero de la organización, Víctor Díaz, aseguró a Radio Universidad de Chile que el retiro del proyecto en el SEIA es preocupante, ya que esperan que se presente la iniciativa de manera ampliada, con más instalaciones y la posibilidad de generar mayores efectos negativos.

“Detrás de esto puede haber una estrategia, pero se deja ver a simple vista que fue un mal proyecto. La ubicación de la futura termoelétrica reafirman los pasos a seguir que están haciendo. Esto amenaza las comunidades y las personas”, señaló.

Por su parte, Alejandro San Martín, ambientalista de la Octava Región y presidente del Partido Ecologista Verde, valoró que se retirara la iniciativa de la institucionalidad, porque corresponde que este se presente en su totalidad: “Nos parece bien, porque el proyecto así planteado era inviable. Lo que ocurre es que se ve el proyecto como una refinadora de gas licuado, pero no se habla de la termoeléctrica. Entonces es un proyecto presentado en dos partes”.

Ante esto, San Martín cree que de todas formas esto será rechazado, ya que “quizá la empresa está pensando en presentar el proyecto completo. Sería más sincero, pero se van a encontrar otras cosas. Todos los alcaldes han mostrado oposición, y la comunidad ha manifestado que no quiere una termoeléctrica en su territorio”.

En la firma han explicado que Australis Power optó por asumir la construcción de un ducto de 22 kilómetros que uniría la planta de regasificación con el Gasoducto del Pacífico.

Sin embargo, han asegurado que se trata de una oportunidad para “recoger y considerar” las inquietudes de las comunidades y realizar un proceso de participación ciudadana.