Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de julio de 2024


Escritorio

Segregación en la escuela: “Estamos luchando contra un monstruo que no está en el sistema escolar”

La segregación social de las escuelas es mayor que la residencial por ingreso, según un estudio de la Fundación Espacio Público que evaluó la situación de liceos municipales, colegios particulares subvencionados con y sin fines de lucro, además de los establecimientos particulares de la región Metropolitana.

Helmuth Huerta

  Jueves 19 de diciembre 2013 18:34 hrs. 
surmaule-convivencia-escolar1

Compartir en

La “segregación social” es la tendencia a reunir entre sí a escolares de una misma clase social o estrato socioeconómico. Entre los 61 países que aplican la Prueba PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), Chile tiene de hecho el sistema educacional con mayor segregación.

Sobre esta base, la Fundación Espacio Público (creada a mediados de 2012) realizó este miércoles un seminario en la Facultad de Economía de la Universidad de Chile sobre la segregación socioeconómica como tema de política pública, en el cual se dio a conocer el informe que evidencia que las barreras de entrada de las escuelas (como por ejemplo precio y requisito de admisión) aumenta la segregación escolar por sobre el efecto de la segregación residencial. Esto refuta la creencia de que este problema del sistema educacional sería un reflejo de los barrios, según Gregory Elacqua, director de la Fundación Espacio Público, quien entregó las principales conclusiones del estudio.

“Las escuelas son más segregadas que los barrios; las preferencias por calidad de los padres -de distinto nivel socioeconómico- son similares una vez que se consideran las barrearas de elección que enfrentan especialmente los cobros; hay una creciente segregación de los grupos económicos medios con respecto de los grupos de universos económicos altos; finalmente, la evidencia de la ley SEP, ha tenido impactos positivos en el sector particular subvencionado y un mayor impacto en escuelas de menor nivel socioeconómicos”, detalló.

Esta situación implica que el liceo municipal es más pobre que el barrio donde su ubica, así como el colegio particular es más rico que su entorno residencial. Esto se debe a los requisitos de ingreso para estudiantes: Hay baja selectividad en el 95,2% del sector municipal, en el 43,6% de los colegios con fines de lucro (donde básicamente se pide capacidad de pago) y en el 16,5% de los colegios sin fines de lucro. Aquí están preferentemente los colegios católicos y religiosos en general, que son los que más seleccionan.

Para consultora educacional Sylvia Eyzaguirre, el Ministerio de Educación debería atacar este problema incluso en los colegios de barrio alto.

“Me parece que debería evaluarse o pilotearse medidas más agresivas para disminuir la segregación, como por ejemplo el uso obligatorio de la tómbola o incentivos para promover su uso que elimina la selección por parte de la oferta. Revisar la pertinencia de la subvención por concentración de niños vulnerables que incentiva a las escuelas con alta concentración, a discriminar a otros niños que no lo son, por este incentivo económico, más bien, podría entregarse esta subvención a las escuelas con mejor índice de cohesión social y así incentivar una composición más heterogénea”, apuntó.

Por su parte, el investigador del Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación (CIDE) de la Universidad Alberto Hurtado, Juan Eduardo García Huidobro, dice que el problema demanda una política pública más potente, no sólo en el plano educacional.

“Con esa distribución del ingreso, el hecho de que tengamos segregación en la escuela es casi connatural. Desde ese punto de vista, esta idea de que tenemos que avanzar a un país más igualitario es central. Tenemos que luchar contra todo tipo de segregaciones en la escuela, pero teniendo en cuenta que estamos luchando contra un monstruo que no está en el sistema escolar”, indicó.

Pese a lo anterior, los expertos concuerdan en que la Ley de Subvención Escolar Preferencial (SEP) tiende a corregir el problema de la segregación.

Cabe señalar que la Ley General de Educación (LGE) del año 2009 dice en su artículo 12 que se prohíben los mecanismos de selección escolar, pero en su artículo 13 dice que todos los mecanismos de selección deben ser públicos.

Síguenos en