Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de agosto de 2022

Escritorio

Gobierno promulga nueva Ley de Quiebras pese a reparos por endeudamiento familiar

Una nueva Ley de Quiebras comenzó a regir desde este jueves. Y si bien los anuncios apuntan a beneficios para los emprendedores y mejores procedimientos para los deudores, desde el ámbito de los consumidores no existe un convencimiento de que esta legislación solucione los problemas de fondo.

Fernando Seymour

  Viernes 10 de enero 2014 10:25 hrs. 
090114-02-01-a

Compartir en

Ley de Reorganización y Liquidación de Activos de Empresas y Personas. Se trata del nombre oficial de la nueva Ley de Quiebras que fue promulgada esta mañana, en La Moneda, por el Presidente de la República Sebastián Piñera.

Ingresado como proyecto de ley al Congreso Nacional en agosto de 2012, la normativa busca ofrecer procedimientos más adecuados para los deudores según las necesidades, tanto en el caso de las empresas como para personas naturales.

Junto con recordar que en los cuatro años de su mandato se han creado 260 mil nuevas empresas o nuevos emprendimientos, el Presidente Piñera enfatizó en la necesidad de generar nuevos emprendimientos, considerando los beneficios de la nueva ley.

“El problema puede ser la falta de más y mejores emprendedores, y más y mejores empresarios. Estoy convencido que esta nueva ley es un tremendo aporte a tener más y mejores emprendedores, y más y mejores empresarios, para cumplir nuestra misión de transformar a Chile, la colonia más pobre en la época hispánica, en el primer país desarrollado de América Latina”, indicó.

La nueva ley reemplaza la Superintendencia de Quiebras por la Superintendencia de Insolvencia y Emprendimiento, lo que implicará un traslado de la institucionalidad desde el Ministerio de Justicia al Ministerio de Economía.

Precisamente el jefe de esta cartera, Félix de Vicente, destacó el caso de los pequeños y micro empresarios, para quienes, según el ministro, entrar en un proceso de quiebra con la ley anterior les podía significar un periodo de cuatro años de complicaciones.

El ministro indicó que “los pequeños y microemprendedores tienen una vía rápida, en la cual su proceso de quiebra tarda sólo siete meses. Tendrán una mejor situación, tenemos emprendedores que no pueden abrir una nueva cuenta corriente, entonces ahora podrán limpiar sus papeles más rápido, permitiendo una recuperación más expedita”.

Sin embargo, para Stefan Larenas, presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (Odecu), si bien la nueva legislación facilita el proceso de quiebra, las personas endeudadas continuarán sometidas a las oficinas de cobranza judicial.

El titular de Odecu indicó que “desde el punto de vista de las personas no resuelve nada. Lo que esperábamos es que aparte de incorporar el concepto de un exista la opción de someter a un proceso concursal el endeudamiento familiar, si se pone un techo de 80 UF, no resuelve el gran problema del sobreendeudamiento en Chile. Quedó esto afuera y esperamos una ley real de insolvencia a los hogares”.

La promulgada Ley de Quiebras tiene como objetivo solucionar la situación de los deudores respecto al sobreendeudamiento o insolvencia, a través de la renegociación y acuerdos que permitan la liquidación de los bienes para el cumplimiento de las obligaciones.

Desde hoy, existe un plazo de nueve meses para que la nueva legislación entre en funcionamiento, considerando los necesarios cambios que se requieren respecto a la institucionalidad que regía desde 1982.

Síguenos en