Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 7 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Ex candidatos de izquierda coinciden en fijar objetivo de Asamblea Constituyente

Tres ex candidatos presidenciales se reunieron para analizar el escenario político post elecciones y las posibilidades de cambio en el próximo gobierno. Las autocríticas apuntan a su distanciamiento de los movimientos sociales y concordaron en acumular fuerzas en torno a una Asamblea Constituyente.

Cristián Pacheco

  Domingo 19 de enero 2014 21:00 hrs. 
1


En el Centro Cultural Montecarmelo se reunieron este sábado los tres ex candidatos presidenciales – Jorge Arrate (2009), Tomás Hirsch (1999-2005) y Marco Enríquez-Ominami (2009-2013) – para avanzar en convergencia de ideas.

Sin personalismos y fuera de un escenario de competencia, los expositores concordaron en que la clase política tiene miedo a los cambios estructurales y que hay que superar la desconfianza entre las apuestas alternativas al duopolio.

“No fuimos capaces de ponernos de acuerdo”, señaló Tomás Hirsch, líder del Partido Humanista, refiriéndose al número de candidaturas que compitieron con Michelle Bachelet y Evelyn Matthei.

En la instancia, organizada por las fundaciones Delibera y Progresa – entre otras -, también se discutió respecto a las posibilidades que se abren con el nuevo gobierno y sus límites.

Para Hirsch hay que poner atención en la conformación del próximo gabinete: “Está claro que será un gabinete con representación proporcional de los partidos de la Concertación. Es lamentable, nos seguimos topando con una repartija interna. Se habla de mil 200 cargos. Ojalá llegue el día en que los cargos se adecuen a la realidad que tiene el país”.

“Ojala los Pérez Yoma y otros, esos sectores tan retrógrados en política, queden fuera del gabinete, pero tampoco se lleven premio de consuelo”, agregó Hirsch.

Jorge Arrate, quien renunció al Partido Socialista en 2009, puso atención sobre la nueva configuración de la izquierda. “Nunca habían estado tan separadas las luchas sociales de lo que es el ejercicio de la política”, señaló Arrate para enfatizar las diferencias entre la agitación social de hoy y el allendismo.

“Me alegro mucho por la crisis de la derecha” expresó Arrate bajo las risas del público, pero se apuró en aclarar que ellos también se deben hacer cargo del 58% de abstención de las pasadas elecciones. La izquierda tradicional -los partidos Socialista y Comunista- están el gobierno, dice Arrate, pero cree que ese mundo del cual él viene no se atreverá a generar cambios importantes.

El otrora candidato de “Juntos Podemos” indicó que “la vieja izquierda socialista comunista no da cuenta de la heterogeneidad de la izquierda. Ese eje del que formé parte, hoy no da cuenta del mundo político de izquierda”.

Marco Enríquez-Ominami del Partido Progresista (PRO) apuesta por la renovación de los partidos, ya que insiste en que sin ellos no hay democracia. A diferencia de sus pares, es algo más optimista en lo que pueda hacer Michelle Bachelet durante su gobierno, aunque – al igual que los otros ex candidatos presidenciales – pone sus fichas en una Asamblea Constituyente.

“La Asamblea Constituyente es la causa simbólica que separa a los chilenos libertarios con quienes buscan meterle miedo a los compatriotas. Hay un espacio gigante, hay más plata que nunca, hay una mayoría parlamentaria inédita. Hay ola de adhesión a un gobierno, no hay excusa para que el nuevo Chile derrote a un antiguo Chile”.

En el foro-debate: “Oportunidades y desafíos para la izquierda alternativa” también participó – para agregar elementos al debate – la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, Nashla Aburman, quien dejó en claro que el movimiento por la educación “no tuvo y no tiene candidato de ningún tipo”, y que la vieja política aún tiene miedo a la participación de la ciudadanía en los distintos problemas.