Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Orquesta Sinfónica despide la temporada de verano con aires rusos

La agrupación interpretará obras de Rimsky-Korsakov, Rachmaninoff y la cantata "Alexander Nevsky" de Prokofiev, junto al Coro Sinfónico de la Universidad de Chile. Gane invitaciones dobles acá.

Rodrigo Alarcón L.

  Miércoles 22 de enero 2014 19:31 hrs. 



Gana invitaciones dobles para la función del VIERNES 24 escribiendo un correo a diarioruch@gmail.com con tu NOMBRE y TELÉFONO, donde cuentes por qué quieres asistir a este espectáculo.

Ganadores: Ulrike Ziegler-Purcell, Claudia Fuentes y Eliseo Casas Kram.

Este jueves, los integrantes de la Orquesta Sinfónica de Chile y del Coro Sinfónico de la Universidad de Chile se reunirán por segunda y última vez para ensayar la cantata Alexander Nevsky, de Sergei Prokofiev. La obra, estrenada en Moscú en 1939, será interpretada este fin de semana en el Teatro Universidad de Chile, en los conciertos que cerrarán la temporada de verano de la agrupación orquestal.

Serán dos jornadas completamente dedicadas a compositores rusos, porque la orquesta -conducida por el español Josep Vicent- también interpretará el Capricho español, de Nikolai Rimsky-Korsakov, en conmemoración de los 170 años de su nacimiento; y el Concierto para Piano N° 2 de Sergei Rachmaninoff,  con el solista José Contreras.

La cantata fue escrita originalmente como banda sonora para la película Alexander Nevsky, de Sergei Eisenstein, que narra los enfrentamientos del príncipe ruso Alexander con invasores extranjeros y la Batalla del Hielo, ocurrida en 1242 en el congelado lago Peipus. Luego fue adaptada para orquesta, coro y solista, rol que en esta ocasión asumirá la mezzosoprano Evelyn Ramírez.

Según el director del Coro Sinfónico, Juan Pablo Villarroel, “es una obra que el coro ha hecho en varias ocasiones. Tiene un lenguaje bastante contemporáneo en ciertas cosas y también romántico, en otras. Es una obra hermosísima, que tiene una textura armónica realmente impresionante. Como es de una película, tiene muchos colores y es sumamente descriptiva, muy dramática. En lo incidental está toda la fantasía y es un tejido increíble: la obra va desarrollando el drama desde el comienzo hasta su glorioso final. Es realmente notable”.

Juan Pablo Villarroel destacó además que la cantata Alexander Nevsky suele tener una buena recepción del público, pese a haber sido creada en un contexto completamente distinto al chileno: “No es parte de nuestro lenguaje, sin embargo, atrae muchísimo público. Es lo mismo que pasa con muchas obras que están muy lejos de nuestra tradición o concepto, pero le encantan a la gente. Por ejemplo, Carmina Burana se hace a tablero vuelto y no tiene nada que ver con nosotros. Hay obras que son más queridas y aceptadas que otras y esta es una de ellas”, indicó.

“Quizás la gente se identifica con la película, no lo sé”, especuló el director, quien añadió que “a la gente le gusta lo que conoce y esta es una obra muy conocida. Quizás por eso provoque tanto cariño. Cuando hay estrenos, la gente es más reticente a asistir. El año pasado hicimos El sueño de Geronte, que es una obra maravillosa, y no estuvo lleno. Sin embargo, te aseguro que este viernes el teatro va a estar lleno”.

El concierto se realizará el viernes 24 y sábado 25 de enero, a las 19:40 horas, en el Teatro Universidad de Chile y las entradas tienen valores desde tres mil pesos.