Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 16 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Homicidio en cárcel Santiago 1 devela persistencia de precarias condiciones de seguridad

Dos reclusos del penal Santiago 1 fueron asesinados en una pelea al interior del recinto, en el cual dos gendarmes estaban a cargo de un grupo de 150 internos. Esta situación da cuenta de las consecuencias negativas del sistema de cárceles concesionadas instalado en el país, así como de un problema integral al interior de Gendarmería.

Camila Medina

  Jueves 6 de febrero 2014 18:24 hrs. 
file_20121017095711

Una violenta pelea en la cárcel Santiago 1 terminó con dos reclusos muertos durante este miércoles. El recinto concesionado alberga a más de cuatro mil reclusos, pese a que fue diseñado para recibir solo a 2.568, y al momento de la riña había 150 reos al cuidado de tan sólo dos gendarmes.

Para el presidente de la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios (ANOP), José Maldonado, la sobrepoblación y el hacinamiento al interior de los recintos penitenciarios en Chile tienen una consecuencia directa en el estrés de los internos.

A su juicio, el modelo de cárceles concesionadas que opera en Chile desde el año 2000 ha traído algunos beneficios, pero también consecuencias negativas.

Maldonado dijo que: “Hay algunos servicios que funcionan bien del punto de vista de la concesión, pero no todos. Creemos que concesionar la reinserción es un error garrafal de parte del Estado según nuestra posición y una renuncia al rol que le corresponde al Estado como tal que es el tratamiento y la asistencia de la población penal porque la reinserción social no es un tema económica es un tema asistencial, es una obligación del Estado. Ese servicio no debería haber sido concesionado”.

El presidente de ANOP agregó que el decreto supremo 272, que modificaría el contrato de concesiones de Santiago 1 aumentando su capacidad de diseño, no ha sido efectivo.

En tanto, la directora del área de justicia y reinserción de la Fundación Paz Ciudadana, Ana María Morales, apuntó a otra arista del conflictoa y consideró que este tipo de episodios violentos responden a un problema integral de gendarmería en nuestro país.

Al respecto explico que: “En general el procedimiento de clasificación y decisión de que interno va a determinado recinto dependiendo de su riesgo de reincidencia, su perfil delictual y una serie de características, es un proceso que debe mejorarse. En general se observa que de acuerdo a la evidencia comparada debiera poder avanzarse en observar otro tipo de variables que no están siendo recogidas por la ficha de clasificación actual”.

Finalmente, la Coordinadora del Programa Seguridad y Ciudadanía de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Lucía Dammert, advirtió que es necesario evitar que las cárceles se conviertan, además de espacios donde se originen delitos, en lugares de peleas o ajustes de cuentas.

Además se refirió a las tareas pendientes en esta materia: “Lo principal que hace falta es  consolidar un sistema de medidas alternativas efectivo que brinde castigo para que la demanda de la ciudadanía sea cumplida con un castigo efectivo, pero por otro lado hacen falta medidas de reinserción. Hay un ingreso al sistema penitenciario muy grande, personas que han cometido infracción y que son castigadas a un año o menos de un año, cuando sabemos que ese tipo de castigos lo que hace es contagiar criminalmente que castigarlo”, dijo la experta.

El autor del delito fue trasladado este miércoles a la cárcel de alta seguridad, mientras que los otros dos reclusos que también fueron atacados se mantienen en estado grave en el Hospital Penitenciario.