Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de diciembre de 2019

Escritorio

El “gallito” de la Nueva Mayoría con los movimientos sociales

Los democratacristianos Andrés Zaldívar y Genaro Arriagada criticaron la incidencia de los movimientos sociales en la renuncia de la subsecretaria de educación, Claudia Peirano. Para la presidenta de la FECH, Melissa Sepúlveda, "la política debe ser un ejercicio compartido con la ciudadanía", mientras que representantes de la Nueva Mayoría reconocieron el rol histórico de los movimientos sociales, aunque recalcando que "las decisiones se toman en el mundo de la política".

Camila Medina

  Lunes 10 de febrero 2014 19:01 hrs. 
La_educación_no_se_vende

En entrevista con El Mercurio, Genaro Arriagada, ex ministro de la Secretaría General de la Presidencia durante el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, se refirió a la “beatería” que se ha instalado en la clase política y que no permite cuestionar a los movimientos sociales.

Esto, a propósito de las nominaciones de gabinete que han sido discutidas en el último tiempo, entre las que destacó la caída de la futura ministra de educación, Claudia Peirano debido a conflictos de interés que motivaron las críticas de actuales y ex dirigentes del movimiento estudiantil.

Quien manifestó una posición similar a la de su compañero de partido fue el senador DC Andrés Zaldívar, afirmando que “los dirigentes estudiantiles no son los únicos que pueden definir el camino a seguir”.

A juicio de Melissa Sepúlveda, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, estas declaraciones expresan una postura que no había salido a la luz dentro de la Nueva Mayoría y que está dispuesta a defender intereses en el negocio de la educación.

“Se señala que la política es un ejercicio que deben ejercer solamente los partidos políticos y el gobierno, eso es algo que el movimiento ha cuestionado fuertemente. Creemos que la política tiene que ser un ejercicio compartido por los movimientos sociales y por todos los que componemos el movimiento social. Finalmente, eso es lo que entendemos como democracia”, afirmó la dirigente.

La presidenta de la FECH agregó que los estudiantes se están preparando para hacer frente a un programa de gobierno que no responde a los principios instalados por los movimientos sociales, por lo que seguirán transitando por un camino paralelo al de la institucionalidad, aunque no se negarán al diálogo.

Por otro lado, el diputado del Partido Comunista, Lautaro Carmona, consideró que los movimientos sociales tienen el deber de dar a conocer su sentir respecto a las políticas de Estado y que ese continuará siendo su rol durante el próximo gobierno.

“Yo no comparto su afirmación, no sé de donde la saca, no tengo la mirada que los movimientos sociales son incuestionables respecto a sus decisiones, ni tampoco los privo de que opinen. Yo creo que cada cosa en su lugar. Lo que puede parecer desafortunado es adelantarse a tener una mirada que puede constituir prejuicio al negar la palabra de algún movimiento social, pero ellos son lo que históricamente son y lo han sido bajo todos los gobierno”, expresó.

Carmona consideró que actualmente los políticos se encuentran ante la oportunidad de contar con el apoyo de los movimientos sociales y llevar adelante las reformas necesarias para el país.

En esa misma línea, el diputado socialista Osvaldo Andrade enfatizó en el importante rol de los movimientos sociales, en un contexto de poca legitimidad de los partidos políticos.

Al respecto, manifestó que “hay déficit pendiente, que tiene que ver con el sistema político. Mientras los partidos tengamos un nivel de prestigio muy precario y en consecuencia tengamos dificultades para desarrollar la tarea que es natural en cualquier democracia, el movimiento social tendrá una tarea relevante”. En ese sentido, “hay que escuchar, con mucha consideración, pero tienen un rol distinto al de los partidos. Hay que tener claro que cada uno en lo suyo y que las decisiones se toman en el ámbito de la política”.

Al cuestionamiento realizado a Peirano se sumó el de dos subsecretarios nombrados por Bachelet, Miguel Moreno en Bienes Nacionales y Hugo Lara en Agricultura, cuya revisión de antecedentes reveló que ambos enfrentaron causas judiciales.

A esto se agrega la reciente revelación de morosidad con el Crédito Fondo Solidario que mantienen las futuras ministras de cultura, Claudia Barattini y de Desarrollo Social, Fernanda Villegas.