Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de noviembre de 2019

Escritorio

Padres chilenos reconocen beneficios de estimular la lectura, pero sólo la mitad lee con sus hijos

Nueve de cada diez chilenos reconoce que la lectura favorece el vínculo entre padres e hijos, pero sólo la mitad de ellos se toma tiempo con sus hijos para fomentar este hábito junto a ellos. Aseguran que el principal problema es la falta de tiempo.

Diario Uchile

  Miércoles 12 de febrero 2014 12:41 hrs. 
leer

Los chilenos reconocen en la lectura importantes beneficios para el desarrollo intelectual y creativo de los niños y se muestran a favor de la incorporación de hábitos de lectura desde temprana edad. Pese a ello, también sostienen que son varios los factores que atentan contra la formación de este buen hábito, como la falta de tiempo para dedicarse a esta actividad junto a sus hijos, la preferencia por ver televisión y el uso de dispositivos electrónicos o juegos de consola.

Así lo señala un estudio realizado por TNS en Latinoamérica y McDonald´s, que concluyó que los chilenos conocen los beneficios de la lectura en los niños (48%), cómo esto mejora su educación y contribuye a estimular el vínculo familiar, pero la mitad de los padres no leen con sus hijos o lo hacen ocasionalmente.

Asimismo, el estudio reveló que el 66% de los padres encuestados, con niños de entre 5 y 8 años, creen que sus hijos leen con frecuencia, es decir, por lo menos una vez a la semana.

Falta tiempo para los hijos 

En un 19% la falta de tiempo es la principal barrera que se reconoció para incorporar hábitos de lectura entre padres e hijos. También se señaló la preferencia por otro tipo de actividades, entre las que se destacan mirar la televisión (18%) y jugar con dispositivos electrónicos como computadora, tablets o Playstation (15%). Ésta última cifra aumenta a un 30% en niños entre 5 y 8 años.

Al medir la percepción de los chilenos sobre las acciones o actividades que podrían ayudar a incentivar la lectura en los niños, el 49% de los encuestados destacó que aportaría si los libros fueran más divertidos e interactivos. Esta idea crece al 56% entre quienes tienen hijos menores de 8 años.