Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 30 de enero de 2023

Escritorio

La ineficacia de la Ley de Violencia en los Estadios en partidos de alta convocatoria

La “U” ganó sus primeros tres puntos en la fase grupal de la Copa Libertadores frente a Defensor Sporting. A la alegría del triunfo se opone la preocupación por posibles nuevas sanciones de la Conmebol por la aparición de una bengala luego del gol de la victoria marcado por Gustavo Lorenzetti. El hecho cuestiona la real aplicabilidad de la Ley de Violencia en los Estadios, mientras los hinchas siguen demandando el retorno de los bombos al espectáculo.

Cristián Pacheco

  Viernes 14 de febrero 2014 9:35 hrs. 
bengala la u

Compartir en

Un buen comienzo tuvo Universidad de Chile en la Copa Libertadores. El cuadro azul consiguió sus primeros tres puntos en la fase grupal del torneo luego de vencer 1 a 0 a Defensor Sporting de Uruguay.

El gol de Gustavo Lorenzetti en el minuto 82’ desató la alegría contenida en el Estadio Nacional, pero también la preocupación ya que nuevamente un hincha prendió una bengala, lo que podría traer nuevas sanciones para el club, ante la condicionalidad impuesta por la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Pese a que Azul Azul se reservó el derecho de admisión de 150 personas antes del partido – lo que se aplicó efectivamente sobre 22 personas -; y pese a los cuatro controles de ingreso; la presencia de 100 efectivos de Carabineros y de 300 guardias privados, torniquetes y paletas detectoras de metales, no se pudo evitar que se escuchara un estruendo al comienzo y que apareciera una bengala hacia el final. Falta por la cual fue detenido el hincha bajo la pifiadera del público asistente.

La poca efectividad de las medidas pone en cuestión la verdadera aplicabilidad de la “Ley de Violencia en los Estadios”, cuyas sanciones sólo han tensado más la relación entre las hinchadas y la directiva de los clubes deportivos.

Hace un par de días, la barra “Los de Abajo” emitió un comunicado en el que expresaban: “¿No quieren bengalas?, hagan las gestiones y coordinen e ingreso de los bombos”.

Carlos Soto, presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup), señaló que con el plan Estadio Seguro efectivamente han disminuido los hechos de violencia, sin embargo aclara que los problemas van más allá del control.

Soto no está de acuerdo con los registros a personas. Para eso falta infraestructura, cámaras de vigilancia y otros recursos que deben gestionar de mutuo acuerdo entre los clubes y el gobierno.

El dirigente si está de acuerdo con el retorno del bombo a los estadios. No sabe si se aplicará el mismo criterio con el próximo gobierno, pero cree que es un aspecto de rápida solución.

En esa línea, el dirigente de los futbolistas profesionales señaló que “me encantaría que volviera el bombo, no por una cuestión de majadería, ni de doblar la mano, sino creo que es parte del espectáculo, y en la medida que se reglamente, que se responsabilice a los clubes de la administración, carabineros que pueda fiscalizar el ingreso, todo estaría volviendo a la normalidad”.

Soto agrega que no hay que olvidar que el fútbol sigue siendo “una actividad privada de repercusión pública”, por lo que los empresarios a cargo del negocio también deben poner de su parte.

El antropólogo y académico de la Universidad Andrés Bello, Michel D’Alençon, explicó que el bombo, las banderas y otros distintivos son fundamentales para las hinchadas porque crean identidad, en ese sentido, no le extraña que presionen por su retorno debido a la importancia también política que tienen estos elementos.

“En ese sentido algunos barristas que están más empoderados desde el punto de vista político, también están asesorados, pretenden ir instalando ellos sus propias demandas, sus propias reivindicaciones y decir algo así como, aquí estamos presentes nosotros y también somos movimiento ciudadano”, explicó el antropólogo.

Por los incidentes registrados en el duelo anterior contra Guaraní – la Conmebol multó a Universidad de Chile con 10 mil dólares e informó su estado condicional.

De ser efectivas las advertencias, la “U” se enfrentará en su próximo partido de local – programa en Santa Laura contra el Real Garcilaso de Perú – con un aforo menor.

De persistir las faltas, la Conmebol podría dejar a la “U” jugando sin público en el sector sur por los próximos dos años.

En la segunda fecha del Grupo 5 de la Copa Libertadores, la “U” juega contra Cruzeiro el próximo 25 de febrero en Belo Horizonte.

Síguenos en