Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Diego Matte, director del Museo Histórico Nacional:

“Apertura de la Torre es un pequeño sueño hecho realidad”

La estructura, que conmemora la figura del ex intendente Benjamín Vicuña Mackenna, cuenta con siete pisos, un reloj mecánico y un mirador para contemplar la ciudad.

Marianne Deygout

  Domingo 16 de febrero 2014 11:09 hrs. 
Reloj Museo Histórico Nacional


El 12 de febrero el Museo Histórico Nacional abrió por primera vez al público su Torre, bautizada como “Torre Benjamín Vicuña Mackenna”, en honor al ex intendente de Santiago. La Torre fue inaugurada por la alcaldesa Carolina Tohá, quien destacó su presencia en uno de los lugares claves de la capital.

Atraer a los chilenos a ver y conocer su propio patrimonio fue la voluntad del director del Museo, Diego Matte, cuando se planteó la idea de abrir definitivamente la Torre hace un año, lo que implicó un costo de 130 millones de pesos.

“Cuando Diego Matte llegó a mi oficina para preguntarme si me parecía conveniente hacer un proyecto intermedio más pronto, que era la recuperación de esta Torre, con mucho gusto le dije que me parecía no sólo una estupenda idea, sino que además podíamos contribuir con fondos para hacer esto lo antes posible”, relató Magdalena Krebs, directora de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos de Chile (Dibam).

Comenzó entonces, en octubre de 2013, el proceso de reparación, restauración y habilitación de la Torre, sobre cuyos siete pisos se ofrece la mejor vista de la Plaza de Armas y sus alrededores.

El director del Museo, Diego Matte, aseguró que “es un regalo para los ciudadanos, para que puedan pensar y reflexionar sobre nuestra capital. Cómo ella ha evolucionado, su historia, los errores que se han cometido. Creo que es importante que los chilenos conozcan sus museos en profundidad”.

Desde esta Torre y su reloj mecánico, el primer urbanista de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna, transformó el paisaje de la ciudad entre los años 1872 y 1875. Una placa conmemorativa en su honor es ahora parte de la Torre, bautizada con su nombre.

“Espero que todas las santiaguinas, santiaguinos y visitantes de la ciudad no dejen de subir a la Torre y mirar con los ojos bien abiertos lo que hay alrededor de ella, porque eso es una muestra de lo hermoso que es nuestra historia y nuestra identidad”, expresó la alcaldesa Carolina Tohá.

La propia autoridad añadió que “con esta apertura los visitantes tienen la oportunidad de ver el centro de Santiago con una vista que los ayude a vislumbrar lo valioso que es nuestro patrimonio, lo que espero contribuya a generar una mayor cultura”.