Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de noviembre de 2019

Escritorio

Comunidad de San Fabián de Alico rechaza construcción de embalse Punilla

Con una capacidad de 600 millones de metros cúbicos, el embalse va servir, según argumentan los defensores del proyecto, para la duplicación de la capacidad de riego por los agricultores del área.

Marianne Deygout

  Lunes 24 de febrero 2014 10:34 hrs. 
embalse punilla

Ubicado 30 kilómetros aguas arribas del pueblo San Fabián de Alico sobre el rio Ñuble, en la región del Biobío, el embalse La Punilla servirá a la regulación y seguridad de riego de los agricultores del área y va a tener incorporado una hidrogeneración de 90 megavatio de producción.

En ese contexto, la ministra de Obras Públicas, Loreto Silva, anunció el viernes 21 de febrero que los detalles de formulación del llamado a licitación estaban listos. La campaña internacional empezará antes de fines de marzo y los agentes esperan a adjudicar la obra a una empresa, nacional o extranjera, en agosto de 2014.

“Hoy hemos publicado el llamado a precalificación para la construcción del Embalse Punilla, una obra muy esperada por los regantes de San Carlos, de la provincia de Ñuble”, declaró la titular de Obras Públicas.

Con una capacidad de 600 millones de metros cúbicos, el embalse va servir, según argumentan los defensores del proyecto, para la duplicación de la capacidad de riego por los agricultores del área.

“Actualmente es posible regar unas 60.000 hectáreas de cultivo y con esta obra  se aumentará  de 20.000 hectáreas de más”, una “reactivación económica para el sector rural”, según el subsecretario de agricultura, Álvaro Cruzat.

Este proyecto tendrá un costo cercano a los 600 millones de dólares,  cuyo financiamiento se dividiría entre el Gobierno, una concesionaria privada y los agricultores de la zona.

Sin embargo, no todo es alegría. El proyecto del embalse no convence a los habitantes de la comuna de San Fabián. A fines de 2013, la alcaldesa Lorena Jardua, en conjunto con un grupo de concejales y diversos grupos sociales, se movilizaron para manifestar su desacuerdo de la construcción del Embalse Punilla.

Según ellos, “no traerá ningún beneficio a la zona y afectara el hábitat de especies protegidas”.