Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Jaime Lorca personifica a Allende: “Lo que más me interesa es recalcar su coherencia”

Hasta el 23 de marzo se desarrolla una nueva temporada de "Allende, noche de septiembre", que se presentó por primera vez el año pasado y ahora tiene una nueva versión con Jaime Lorca en el rol protagónico.

Rodrigo Alarcón L.

  Viernes 7 de marzo 2014 18:39 hrs. 
1980115_10152334400191383_865772099_o


Por tercera vez, la obra Allende, noche de septiembre está presentando funciones en el Centro Cultural Gabriela Mistral. Escrita por Luis Barrales y dirigida por Pablo Casals, la pieza imagina cómo fueron las últimas horas del presidente en su casa de Tomás Moro, la noche anterior al 11 de septiembre, junto a su entorno más cercano.

El montaje fue presentado por primera vez como parte de la programación especial por los 40 años del golpe. Luego tuvo funciones en enero y ahora regresa a escena, pero con un cambio relevante: el rol de Allende, que había sido interpretado por Rodolfo Pulgar, está a cargo de Jaime Lorca, el director de la compañía Viajeinmóvil.

El ex integrante de La Troppa había sido el primer elegido para asumir el personaje, pero problemas de agenda impidieron que participara de las primeras funciones.

Acostumbrado a la dirección y al teatro de marionetas que desarrolla con su compañía, Lorca dijo a Radio Universidad de Chile que asumir el personaje ha sido “como volver a la escuela”.

“No dirigir y no tener las riendas es terrible, no se lo doy a nadie”, graficó entre risas. “Me he acordado mucho del Ramón Núñez, mi profesor de actuación. He refrescado lo que me enseñó para hacer este personaje y estoy recuperando materias que pasé hace ya varios años”, relató.

Para personificar a Allende, Lorca ha acudido a registros audiovisuales, como la entrevista que otorgó en 1971 a Régis Debray y el discurso que ofreció al año siguiente en la Universidad de Guadalajara: “Es muy interesante, porque hay varias frases del discurso final que ya las decía en el ’71. ‘Yo no voy a renunciar’, por ejemplo, es una frase de ese año. Es una persona que conocía su destino trágico, parece que lo intuía desde muy temprano”, afirmó.

1743616_10152332199456383_369938863_n

Sin embargo, el actor y director fue precavido para hablar sobre su forma de abordar el personaje: “Lo más importante, la piedra que sostiene todo, es la coherencia entre lo que él dice y lo que hace, que no es algo muy frecuente en las personas. El hombre tuvo una gran coherencia, entonces dejando de lado si uno está a favor o en contra, su posición se legitima por su conducta final. Eso es lo que más me interesa recalcar. No es la construcción de un personaje, porque es muy difícil construir un personaje que es real. Es un acercamiento, apoyado por el texto de Barrales”, explicó.

“También me llama la atención cómo todos los personajes cuestionan y hablan de un país. Están en la construcción de un país, algo a lo cual estamos totalmente ajenos. Ahora se trata de cómo funciona la empresa, cómo hacemos para mejorar la empresa, así funciona la política. Es otra forma de pensar el país, no se piensa en forma colectiva u horizontal como entonces”, añadió.

Según Lorca, la obra “es atemporal, porque es una reflexión sobre una tragedia como el golpe de Estado”. Así, es natural que se haya proyectado más allá de la conmemoración del año pasado: “Es un testimonio, un documento, es como una tesis. La puedes ver como un objeto teatral, pero también como un intento de reflexionar sobre nuestra historia. También la puedes ver como una terapia. Obviamente, uno siempre trata de hacer el personaje lo mejor posible, pero el objetivo es más amplio. La sensación es como volver a la vida a un mausoleo, porque todos los personajes que aparecen en la obra ya están muertos”, aseguró.

Allende, noche de septiembre se presenta de jueves a domingo, hasta el 23 de marzo, en el Centro Cultural Gabriela Mistral. Las entradas tienen valores entre tres y ocho mil pesos. Más información en GAM.