Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de mayo de 2022

Escritorio

Incumplimiento de contrato deja a Cochamó sin puente ni conectividad

En Chile existen muchas localidades alejadas de las grandes ciudades. Recónditos parajes cuyos habitantes no sólo lamentan el abandono, sino especialmente la falta de conectividad. ¿Qué ocurre cuando incluso la comunicación terrestre es escasa? ¿Y, peor aún, cuándo empresas privadas, con recursos estatales de por medio, abandonan sus compromisos contractuales por mejorar aquellas falencias? Las protestas de los habitantes de Cochamó sobre el puente Camanchaca son sólo una muestra de esta realidad.

Fernando Seymour

  Domingo 9 de marzo 2014 8:44 hrs. 
Vecinos Cochamó puente Camanchaca

La comuna de Cochamó, de 4 mil 300 habitantes, y que en mapudungun significa “unión de dos cosas”, se ubica en la provincia de Llanquihue, Región de Los Lagos, muy cerca del Parque Nacional Vicente Pérez Rosales.

Hace algunos días, un grupo de vecinos decidió tomarse el puente Camanchaca, que junto a los puentes Sin nombre y La Pera, constituyen las vías de conectividad con Ralún, al norte, y Puelo, al sur, como parte de la Ruta V-69.

La molestia de los habitantes radica en el abandono de las obras de construcción por la empresa Ñancul, que se adjudicó la licitación por los tres puentes, pero luego de quebrar decidió dejar los trabajos inconclusos.

Con el corte del tránsito, los vecinos se propusieron llamar la atención de las autoridades de la zona.

El alcalde de Cochamó, Carlos Soto, lamenta el abandono en el que se encuentra la comuna y asegura que han quedado como un espacio interior y secundario, en relación a la importancia que se da a la carretera Austral.

En cuanto a los puentes, según él, sin la construcción de éstos el problema es aún más grave: “Necesitamos en este momento mayor conectividad, porque faltan ensanches y asfalto en gran parte de la carretera. En el futuro, no muy lejano, habrá pasos fronterizos internacionales con Argentina, por lo que esa ruta será esencial. En el camino desde Ralún a Cochamó son tres los puentes que nos están penando y que no nos dejan avanzar. Nosotros necesitamos soluciones rápidas, pero el tema es que se van de diseño en diseño y de estudio en estudio, y se gasta mucho dinero en eso y al final no se concretan las cosas”, denuncia el alcalde.

Mapa de Cochamó

Cochamó pertenece al distrito 57, junto a las comunas de Calbuco, Maullín y Puerto Montt. Uno de sus diputados es el democratacristiano Patricio Vallespín, quien critica que existan empresas que no respondan a sus compromisos, sin capacidad técnica ni financiera.

Para el parlamentario, lo importante ahora es anticiparse a los inconvenientes que podría generar la llegada del invierno, aludiendo a las nuevas autoridades y especialmente a los vecinos del lugar.

“Aquí hay una responsabilidad de Estado y por tanto con las nuevas autoridades debemos buscar una solución pronta porque se acerca el invierno y pueden surgir problemas de conectividad para la gente, lo que es inaceptable. Ellos son las víctimas de una negligencia de la empresa y una supervisión pública insuficiente que obviamente hay que corregir. Se trata de personas que, aunque sean pocas, son muy importantes, porque están construyendo un futuro de turismo sustentable en la comuna de Cochamó”, explica el parlamentario.

Puente Cochamó cerrado

Otra de las autoridades de la región es el diputado electo de la UDI Felipe de Mussy, del vecino distrito 56, quien ya se ha reunido con los habitantes de la comuna para encontrar una solución.

En ese sentido, apunta a la urgente necesidad de generar una mayor conectividad en la zona, considerando sus altos niveles de ruralidad, lo que finalmente repercute, según él, en las escasas posibilidades de acceso a servicios, como ocurre con la Salud, y que explica en parte las recientes protestas en la toma del abandonado puente Camanchaca.

“Entre Puerto Varas y Cochamó existe un camino que realmente está en muy malas condiciones, al igual que los puentes. Lo que pasó es que la comunidad se cansó, porque veían que cada una de las acciones que debía tomar, no el Gobierno, sino que las instancias pertinentes, se demoraba mucho. El problema es que el Estado de Chile mantiene una burocracia administrativa bastante engorrosa. No puede ser que se demoren un año en finiquitar la obra realizada, con los respectivos contratos, con esta empresa que quebró, para recién ahí comenzar a relicitar”, denuncia el diputado electo.

Puente Cochamó madera

Por su parte, el jefe del Departamento de Contratos de la Dirección de Vialidad de la Región de Los Lagos, Enzo de la Rosa, explica que se trata de un proyecto financiado con recursos del Fondo de Desarrollo Regional, donde el organismo en el que se desempeña sólo actúa como unidad técnica.

Junto con destacar que la ruta en ningún caso es secundaria, sino que una importante alternativa a un tramo de la carretera Austral, la autoridad se refiere a los plazos del nuevo proceso, además de confirmar que en el caso del puente Camanchaca la intervención de la cuestionada empresa fue leve, mientras que en los otros dos fue prácticamente nula, considerando sólo la instalación de puentes provisorios.

“Ejecutamos el contrato y también las boletas de garantía que tenía el contratista. La obra está publicada en el portal de ChileCompra y la apertura de las propuestas de la nueva licitación está fijada para mediados de abril. Debiéramos comenzar con la construcción de los puentes a fines de mayo o mediados de junio y en marzo de 2015 deberían estar terminados. En todo caso en el puente Camanchaca estamos realizando una intervención mayor”, afirma el funcionario.

Los habitantes de Cochamó se mantienen en incertidumbre. No sólo respecto de la construcción de los puentes, sino también en cuanto a los perjuicios que esto significa para sus labores cotidianas. Las actividades turísticas son fundamentales para generar ingresos económicos, pero necesariamente requieren de una conectividad segura.

Y a diferencia de lo que sugiere su nombre, “unión de dos cosas”, por ahora en Cochamó deberán seguir esperando porque así ocurra.