Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Críticas al Gobierno por despidos que incluyen cargos de Alta Dirección Pública

Continúa la polémica luego que la Presidenta Michelle Bachelet negara los despidos criticados por la ahora oposición. Las desvinculaciones de trabajadores fiscales y la deslegitimación del sistema de Alta Dirección Pública, debido a nuevos nombramientos a cargos asignados a través de este mecanismo, son los temas que abren el debate.

Tania González

  Jueves 13 de marzo 2014 19:08 hrs. 
Bachelet y Piñera





El subdirector de la Secretaría de Comunicaciones (Secom) del gobierno de Sebastián Piñera, Carlos Correa, indicó que diversos funcionarios de esa oficina, de las áreas de marketing, información a la autoridad y regiones, fueron despedidos.

A ellos se suman otras desvinculaciones que afectan a los jefes de departamento, salida de personal administrativo, de servicio, decoración y recursos humanos del Palacio Presidencial de Cerro Castillo en Viña del Mar, lo que ha marcado los cuestionamientos de la Alianza hacia el Gobierno de la Nueva Mayoría, que en su momento criticó a la pasada administración de Piñera por los mismos hechos.

Este miércoles, la Mandataria explicó que hay cargos que son de confianza política en todos los gobiernos, incluso en el saliente, y por lo tanto “esperaba que esas personas puedan presentar sus renuncias”. Agregó que se harán auditorías y “en los cargos de Alta Dirección Pública (ADP) se evaluará el desempeño de las personas”.

También la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, se refirió a este tema y reprochó la solicitud de estar vigilantes por parte de la saliente vocera de Gobierno Cecilia Pérez, puesto que en su opinión para el movimiento sindical es consustancial estar alerta ante cualquier administración.

“No quiero que le quede ninguna duda a la ciudadanía que nosotros vamos a defender a los trabajadores. Por eso en el marco de las negociaciones del sector público durante estos últimos años hemos sido enfáticos en solicitar que se termine con la práctica de la inestabilidad, porque gran parte de estas situaciones se producen porque no hay regulación que garantice el empleo de los trabajadores del servicio público. Ese debate -que era el debate de fondo- nosotros lo seguiremos poniendo sobre la mesa”, afirmó la presidenta de la multisindical.

No obstante, el senador de Renovación Nacional Francisco Chahuán, insistió en la petición de un pronunciamiento por parte de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) y la CUT, gremios próximos al Gobierno de la Nueva Mayoría, pero esta vez sobre las desvinculaciones de funcionarios de la ADP, a propósito del despido del director del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), Juan José Ossa, quien fue remplazado por Ernesto Muñoz.

El diputado RN José Manuel Edwards anunció que prepara los antecedentes de las expulsiones para presentarlos a la Contraloría General de la República. “El Chile de Todos no es más que un slogan cuando se hacen despidos que no corresponden”, criticó Edwards.

Además, agregó que “está bien que se reemplacen a los puestos de confianza, pero creemos que están yendo muy lejos. Tal vez la forma en que la han hecho demuestra muy poco tino, ya que lo que están buscando es presionar a la gente para que renuncie voluntariamente. Esto incluye no solamente a funcionarios a contrata, sino que también a personas que fueron seleccionadas por Alta Dirección Pública”.

El parlamentario cuestionó la legitimidad de la ADP, al preguntarse sobre la utilidad de un sistema de esta categoría si el gobierno siguiente despedirá a sus integrantes o les exigirá que renuncien de todas maneras.

Por su parte, el director nacional del servicio civil que preside la ADP, Rodrigo Egaña, bajó el perfil a la polémica al asegurar que el sistema que opera es el mismo que en sus inicios, eligiéndose a los directivos públicos según la confianza del Presidente, a pesar de que el gobierno de Piñera haya enviado proyectos de ley que nunca se concretaron, los que pretendían entregar algún grado de estabilidad a los segundos niveles jerárquicos, como por ejemplo al director general de la Tesorería.

“El actual Gobierno está en su pleno derecho, haciendo uso de las facultades que tiene, a pedir la renuncia a cargos que han sido seleccionados a través del sistema de Alta Dirección Pública. No está haciendo nada contra el sistema. Y la discusión política se está dando en torno a algunos de estos cargos de primer nivel, de jefes de servicio, por lo que no existe nada ilegal ni que investigar. Otra cosa es la discusión que se pueda tener a futuro sobre cómo debería estructurarse este sistema para poder tener mayor estabilidad en ciertos niveles directivos”, explicó Egaña.

Egaña mismo defendió que los cambios que se han dado son de primer nivel jerárquico, como los directores de Impuestos Internos y de Aduanas, junto con los cargos de titulares adscritos a la ADP que son provisionales y transitorios.